CRÓNICA: IN THOUSAND LAKES

 

IN THOUSAND LAKES

10 – 06 – 17

Portugalete (Adimusik)

 

 

Unos meses han pasado desde que In Thousand Lakes editaran su nuevo disco “Age Of Decay”, tiempo suficiente para empaparse bien de unos temas que no solo están a la altura de unos pioneros del death melódico por nuestra tierra, sino que podemos considerarlo sin tapujos como un gran trabajo en el estilo. Personalmente, y no es porque les considerara una mala banda, me ha sorprendido gratamente. Lo que pasa que la modestia con la que una banda local tiene que funcionar hoy en día, hace que los compromisos personales impidan que el día señalado llegue tan pronto como se deseara.

También obliga a buscar locales en los que tocar que pueden resultar de lo más pintorescos. Y lo digo respetando a cualquier persona que ofrece sus metros cuadrados para que las bandas tengan la posibilidad de tocar en directo, porque las bandas se lo tienen que currar, pero no lo hacen menos los que sostienen este tipo de sitios.

Jamás pensé que vería un concierto en un cuarto piso de un edificio con pinta de vivienda normal desde fuera, con ventanas a la calle y muy buenas vistas, por cierto. Era mi primera vez allí y sorprendido me quedé del hecho. Así que hay que hacer pierna para ver un concierto allí. Lo bueno, que para reponer fuerzas nos ofrecían lunch después del concierto

A eso de las 22:10 encontré en la sala un buen ambiente en el recinto para la presentación de In Thousand Lakes. Siempre me parecerá que los grupos merecen mejor respuesta y que una sala así debería quedárseles pequeña, pero lo cierto es que hoy en día tenemos el dudoso lujo de ver a una banda con experiencia y calidad en estas circunstancias, sin que el ambiente dejara de ser caluroso (tanto por temperatura como por respuesta de un público que arropó a la banda).  Sin embargo, en esta cercanía, en un escenario casi a la altura del público aunque con un digno sonido, In Thousand Lakes brindaron una fortísima actuación, tanto por su potente estilo como por el nivel de temas expuestos.

Presentaban a Bittor como nuevo guitarrista, ya que Igor tras grabar el disco ha abandonado la banda, supongo que para centrarse en Deathlirium, banda que comparte con el bajista de In Thousand Lakes, Pintxo, que sigue en ambas bandas. Jose ha sido el fichaje  a la voz, que ya nos demostrara su categoría en el EP de regreso de la banda tras 15 años de silencio “Martyrs Of Evolution” y en sus correspondientes conciertos de presentación, Jokin en la guitarra y Javi en la batería representan la parte tradicional de la banda, supervivientes de los viejos tiempos.

Pese a no tocar de manera asidua, no en vano este es el primer concierto de la gira, la banda no mostró un engranaje para nada oxidado y brindó una demoledora actuación donde, como es lógico, primaron los temas de su nuevo “Age Of Decay”, arrancando de idéntica manera con “Death Train”, aunque enlazando con un recuerdo de su EP anterior con “Unconscious Mind”.

Tras “Fall Into The Void” llegaría el único tema de la primera época de la banda, como fue “Where Dreams Become Reality”, impactando posteriormente con el que para mí fue el mejor tema de la noche “True North” y cerrando esta primera parte con “Wolfzeit”. Y es que otra peculiaridad, había que parar unos minutos para poder abrir las ventanas del local sin molestar a los vecinos y refrigerar un poco la estancia, porque hacía un calor de mil demonios.

Si además la banda arde con su música está claro que los grados iban a segur subiendo. Así ocurrió cuando se retomó la descarga con el elaborado “Ethereal”, pasando a la crudeza de “Martyrs Of Evolution” y a un “Age Of Decay” donde sin las voces de los colaboradores en el disco Alain Concepción e Iñaki Lazcano quedó suplida con los registros cavernosos de Jose, en este estilo un vocalista muy solvente.

Con el positivista “I Rise” la banda amenazaba despedida, aunque aún reservaban “Scaffold”, que sirvió como nuevo ofrecimiento para la reedición de su material pasado hace no demasiado tiempo, y el aplastante y definitivo “4 Walls (Scars)”.

Regresaron porque les apetecía, porque ese gusanillo lo seguían teniendo dentro, pero con el disco que acaban de editar y directos así de aplastantes queda claro que In Thosuand Lakes están ahora mismo en disposición de suponer algo verdaderamente interesante dentro del death melódico para todo seguidor del estilo que se precie. Aquí hay ideas, frescura y correa para seguir andando en esta nueva etapa que nos está dejando muy buenos frutos, como “Age Of Decay” y actuaciones que demuestran de lo que es capaz la banda.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)