CRÓNICA: LEIZE

 

LEIZE

12 – 05 – 17

Bilbao (Sala Moma)

 

 

La segunda juventud de Leize sigue más que constatada con noches tan memorables como la que nos brindaron este viernes en la capital vizcaína. Ante un gran ambiente con un público entregado a la pasión de los de Zestoa, la banda de Felix Lasa, Patxi Carrasco, Toño Rodriguez y, el recientemente incorporado, Ibi Sagarna salió triunfante una vez más tras haber emocionado sin condición a todos los presentes en este concierto de la gira conmemorativa de su debut “Devorando Las Calles”. Una mirada al pasado que viene a demostrar la vigencia de todo su legado musical, con una banda muy en forma tanto para defender canciones de hace 30 años como las más recientes.

La primera parte de su actuación fue destinada a la ejecución íntegra de “Devorando Las Calles”, una primera obra que sigue estando entre las favoritas de los seguidores. A partir de aquel año 1988 la banda se consagró a nivel estatal como una referencia del rock urbano. Si bien jamás han encajado de lleno musicalmente en ese estilo y las comparaciones con bandas como Barricada nunca fueron del todo acertadas, lo cierto es que sus letras con olor a asfalto fueron uno seña de identidad con las que siempre fue sencillo identificarse. Hoy sigue siendo exactamente igual.

Con puntualidad la banda aparecería en escena en una sala Moma que visitaba por primera vez. Se trata de una sala de fiestas con el techo algo bajo para conciertos, aunque el sonido fue bastante decente. Tal vez el calor fue la mayor queja de los asistentes. Hecho que no impidió que se disfrutara intensamente de la descarga de los guipuzcoanos.

El orden de la primera parte era bien conocido por los que tienen bien aprendido ese debut de la banda. “Absurdo” fue la toma de contacto, dando paso a “Soñador”, “Ultimo Instante”, “La Rueda”….

Un punto a favor que tienen estas interpretaciones completas de viejos discos es que nos da la oportunidad de ver en directo temas que, en muchos casos, jamás habíamos visto interpretados en vivo, aunque se pierda en parte esa capacidad de enganche que tiene la elección de los mejores temas de toda una trayectoria.

En cualquier caso, cualquier tema de aquel disco sigue teniendo vigente toda su magia, desde lo más habituales en sus conciertos hasta los menos. Tras “Beso Frío” llegaría uno de esos himnos enormes que puso la sala patas arriba. “Muros” fue el primer punto de inflexión de la descarga, seguido por otros legendarios como “Sangre De Barrio” y un coreadísimo “Devorando Las Calles”. Tras ello solo quedaba el emotivo final de aquel disco “Príncipes Del Placer”, uno de los menos habituales en directo y que, pese reducir los decibelios en ningún sentido rebajó la emoción de todo el concierto.

Tras ello comenzaría una segunda parte de la actuación, en la que la banda repasaría temas de otras obras, con especial hincapié en su más reciente “Cuando Te Muerden”, cuyos temas volvieron a demostrar estar a la altura de su historia como banda y mucho más cantados por los presentes que en su último paso por Bilbao presentando dicho disco. Solo era cuestión de tiempo que definitivamente y de forma merecida estas canciones hayan calado muy hondo.

Y es que arrancar una nueva fase del concierto al grito de “Donde Está!!!!!” la revolución por parte de Felix Lasa fue un nuevo chute de aire fresco que casi retomaba bríos de arranque de actuación. Impresionante el público junto a una banda que rezuma magia y química. Puede que el acoplamiento del ex de Barricada Ibi a la batería aun no sea completo, puesto que no lleva muchos conciertos con su nueva banda, viéndose a sus compañeros en algunos momentos muy atentos aun a la nueva pieza del cuarteto. Pero con su experiencia, calidad y pegada no cabe duda de que es un espectacular sustituto para Andoni Regueiro.

“Futuro Para Mi” fue acogido y cantado con ganas por todos los presentes, seguido de un “Caminando” verdaderamente clásico en el estilo de la banda. Pero es que aquello no decaería con “Hundiéndome En La Noche”, uno de los singles que sirvió de adelanto de su última obra y que ha quedado como un fijo que engancha sin remisión a todos en sus conciertos.

“Acosándome” nos mantuvo en la época clásica de la banda, homónimo de un disco que entrando en los 90 puede haber quedado en valoración popular un poco por debajo de “Devorando Las Calles” o el siguiente “Buscando… Mirando”, pero que mantiene aquella esencia completamente indemne al paso del tiempo. Todo lo contrario, esa letra es igual de válida hoy que entonces, o quizá más.

“A Fuego” y “Como Arena” volvían a defender su nueva obra, con una reacción positiva muy significativa por parte del público. La balada “A Tu Lado”  fue un emocionante vistazo al pasado. Mira que han hecho letras reivindicativas, pero también han sabido plasmar con elegancia este tipo de sentimientos. El contrapunto lo volvió a marcar “Cuando Te Muerden”, seguido de un siempre explosivo “Buscando… Mirando”, donde nadie se reservó las gargantas, y el final previo a los bises “Cuando Te Veo”, que en una línea más hard rockera es un auténtico temazo capaz de dejar a todos cantando ese estribillo hasta el infinito.

Excelente forma de despedirse para, como todos esperábamos, regresar. Lo hicieron con el gran detalle de Felix Lasa de aparecer con una camiseta de Vhäldemar, que esa misma noche, con tiempo suficiente para acercarse desde la sala Moma hasta Bilborock, tocaban en la misma ciudad. Doblete a huevo que muchos de los allí reunidos no dejamos pasar de largo. Por si quedaba algún despistado este detalle de Felix nos lo recordaba.

Tiraron de su primer disco tras su regreso, hace ya 10 años, con “Sin Sitio” de “Solo Para Ti”, cerrando el concierto con el festivo “Noche De Ronda”, donde nos dejamos el resto del fuelle que quedaba en nuestras gargantas. La única pega que se le puede poner a la actuación es que puedan faltar temas memorables en su repertorio, algo lógico cuando se deja hueco para la interpretación de un álbum completo. Pero no es una mala señal, sino la reafirmación de una carrera plagada de grandes canciones y de grandes discos. Y viendo el estado de forma en que se encuentra la banda en la actualidad creo que poco más cabe pedírsele. Solo que conserven esta química musical por muchos años, porque es difícil imaginarse a unos Leize más pletóricos que en la actualidad.

Debemos felicitarnos por poder vivir noches así. ¡Gracias Leize!

Texto y fotos: Antonio Refoyo (antonio@lamiradanegra.es)