CRÍTICA: ORION CHILD – A NEW DARK APOLOGY

 

ORION CHILD

(A New Dark Apology)

7/10

La fusión de estilos y la conjunción de elementos dispares son unas de las armas esgrimidas por esta nueva banda vizcaína para encontrar un hueco en este universo que no nos deja de descubrir nuevos talentos. Orion Child nos ofrece un complejo trabajo que pasa por derroteros de metal extremo, abarcando la amplitud de destellos sinfónicos y teniendo como eje el power metal de carácter europeo. En esta tesitura estos chicos muestran unas excelentes condiciones instrumentales, ofreciendo pasajes matizados con el teclado y con violines en momentos puntuales, con la colaboración de Teresa Sanchez en este apartado. La alternancia de voces guturales y limpias no llega a ser equilibrada, predominando estas últimas. No en vano, prevalecen los temas donde el grupo se encuadra mucho más cerca de metal melódico europeo que de cualquier otro estilo.

Pero Orion Child tiene su capacidad de sorprendernos en temas como el inicial “Slave Of The Dark”, donde comenzamos con el desgarro black metalero para pasar a terrenos más clásicos del heavy metal, cuidado y elaborado. Lo que se mantiene siempre, haciendo honor al título del disco, es una oscuridad que acerca siempre al grupo a una parte más dura. De hecho las guitarras pueden sacar riffs duros como los de “Out Of The World”, sin perjuicio de avivar los ritmos en temas como “Dark Matter”, siempre con esas segundas voces guturales de soslayo. La colaboración de Jose Garrido de Arwen es bastante significativa, ya que tienen algo en común con los madrileños a pesar de que Orion Child se inclinen por una vena más dura. Esa ampulosidad y ese gusto por los arreglos son comunes en ambas bandas. Jose canta en “Eclipse” y mete un solo de guitarra en “Your Blood In My Hands”, uno de los que más se orientan hacia el death metal. Si buscamos alternancia de voces “Revenge” es un buen ejemplo de contraste entre agresividad y melodía. También lo ofrece el final “Tragedy Of Soul”que es, bajo mi punto de vista, el tema más completo del disco. Sus ritmos trepidantes después de un inicio mucho más denso le hacen tornarse en uno de los temas más power, pero no por ello típico. Tiene un gran estribillo y rezuma una chispa que en algunas fases del disco no percibo.

Y es que si una pega le pongo al trabajo es que se echa de menos algo más de frescura, como si los temas llevaran tanto tratamiento que se necesitara algo más de esta naturalidad. Aunque el tema no deja de llevar un impecable trato, parece que aquí se respira más de lo que Orion Child pueden ser más en crudo; y se agradece. Puede que también haya pesado la duración de una grabación que se inició hace prácticamente dos años y que ha sufrido bastante retraso, perdiendo así el aire de estos mismos temas menos cargado. En cualquier caso, tan solo un pequeño aspecto que valoro de forma muy personal, porque hay que quedarse con que esto es tan solo un debut en el que nos encontramos ya con una banda muy crecida y ambiciosa.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Sello: Producciones Malditas / PM Digital

Fecha salida: 11.10.2010

Web oficial: www.orionchild.com / http://www.myspace.com/orionchild

Más información en: www.produccionesmalditas.com