CRÍTICA: STEREOZONE – RAGE WARRIORS IV

 

STEREOZONE

(Rage Warriors IV)

7/10

 

 

 

Mira que hay un sector dentro del metal al que eso del grunge no se le puede ni mencionar. Y sí, cierto es que en la búsqueda en los 90 de un nuevo estilo en boga que rompiera con lo anterior las bandas no despedían la misma fuerza. Sin embargo, con mucha más libertad en la actualidad estos valencianos llamados Stereozone vienen a demostrar cuál es el impacto de juntar aquellas influencias noventeras con unas guitarras y una actitud verdaderamente metaleras.

Este “Rage Warriors IV” es toda una sacudida en nuestra escena. Al menos una obra que tiene esa chispa para llamar la atención, luego hay otros aspectos que podríamos matizar, como que a mi modo de ver la limpieza de la voz se queda un tanto por debajo del nivel de agresividad que transmiten de forma general unas guitarras hiperactivas que no dejan de cargar y soltar riffs. Pienso que se podía haber causado mayor impacto con algunos registros más rasgados.

Pese a ese pequeño debe, totalmente subjetivo, desde que “Ghost” abre el disco uno se hace adicto a esas guitarras que recuerdan tanto al toque incendiario de Soundgarden, o a los aspectos metaleros de Faith No More. Cierto es que a medida que avanzamos por temas  como “Sucker Punch” o “Bastard” percibimos cierto deje de Hamlet. No sé si habrá sido una influencia para ellos, pero el caso es que esa tralla guitarrera y esos ritmos vitamínicos nos llevan a acordarnos de los madrileños en algunos casos.

“Titan” es un reflejo de los puntos discordantes que la banda puede unir, mientras que la obra aumenta nuevamente la intensidad de cara al final de este EP con “Brown Eyes” y “Calavera” que unen ciertos aspectos del rock más directo y sucio, con una parte mucho más metalizada y robusta. Esa es la explosiva fusión con la que Stereozone sacuden cualquier oído musicalmente adormecido.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Sello: Entrebotones