CRÍTICA: ELDORADO – MUNDO AÉREO

 

ELDORADO

(Mundo Aéreo)

9´5/10

 

 

 

Se habían puesto el listón tan alto con un “Karma Generator”, que me sigue pareciendo una joya del rock de las más grandes de los últimos años, que considero del todo acertado buscar cosas diferentes para avanzar en una carrera brillante como pocas. Eldorado es uno de los grandes del rock en la actualidad. Si no lo es por el reconocimiento en tiempos verdaderamente complicados para consolidar a una banda de rock, lo es por su constancia tanto en el trabajo como en los frutos que este ha dado. Son ya cinco discos para enmarcar los que nos han ofrecido, normalmente con una correspondiente versión en inglés que les abre las puertas a un mercado internacional que no se les queda grande para nada. Considero que la edición de cada uno de sus cinco discos editados hasta la fecha han estado a la altura de lo más granado a todos los niveles.

Para este “Mundo Aéreo” la banda ha optado por el sonido más crudo, menos retocado, grabando en directo y en analógico al más puro estilo de los años 60 y 70.  En comparación a sus trabajos predecesores es un disco con temas más directos, pero no por ello menos cargados de matices. Es verdad que no hay canciones que se alarguen hasta la duración de algunos de los temas del anterior disco, pero sin embargo la obra se engalana con destellos de clase y sutileza.

Por ejemplo, el teclado se ha incrustado como un elemento cada vez más fundamental. En este disco es clave pero, mucho más que eso, encontramos elementos en diferentes colaboraciones que dan un color y variedad a la obra que parece abrir aun más el abanico de una banda de por sí universal. Ya el inicial “Espacio Tiempo”, pese a tener un riff muy directo adquiere unos aires cálidos que llaman la atención. “Antes De Juzgarme” es la constatación de que bajo una impronta más aguerrida la banda sigue sonando igual de elegante. Y “Fugitivos” adquiere ciertos destellos folk, algo que no es pasajero en esta obra. Las colaboraciones del disco con la inclusión de ciertos instrumentos de cuerda, vientos o percusiones dan un color muy importante en cada composición. Pequeños detalles que acaban siendo muy importantes para dar este dinamismo.

A nivel de ritmos es una obra bestial, agradeciéndose el sondo orgánico tan poco habitual hoy en día. En este aspecto la banda resulta salvaje cuando tiene que serlo, como en el caso de “Mundo Aéreo”, pero sutil y delicada en otros instantes como en un “Madre Agua” donde la voz es pura seda y el tema se carga de una intensidad que bebe directamente de épocas donde la psicodelia aun campaba a sus anchas en la música.

Eldorado es uno de los grupos en este sentido que más libertad despliega en sus composiciones. Por eso es significativo “Ya Eres Libre” para acabar, con un sinfín de detalles, entre ellos unas llamativas voces femeninas y un teclado que adorna todo este trayecto.

Cada tema tiene su aliciente dentro de la obra, con lo que podría mencionar todos, pero lo mejor es que lo escuchéis vosotros mismos, de principio a fin, porque “Todo Es Uno”. Al menos eso nos dicen en otro de los cortes de una obra tan descomunal como natural. Si es que hacen que esto hasta parezca fácil, pero para lograrlo se tiene que respirar una química muy especial entre los componentes de la banda, saberse seguros de sí mismos para que cada acorde tenga algo mágico, tener una imaginación desbordante, la calidad suficiente para plasmar lo que sale de la mente y mucho corazón para que esto resulte así de creíble por su pura sinceridad.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Sello: Déjame Decirte (www.dejamedecirte.es)