CRÍTICA: HALLEY 86 – UTOPÍA

 

HALLEY 86

(Utopía)

 

 

 

 

Lanzamiento tremendamente especial el que tengo en mis manos. Se trata de un clásico, sin embargo, inédito hasta la fecha; pero entre los que vivieron la eclosión del heavy metal de los 80 en Bizkaia seguro que aún resuena el nombre de Halley, banda que se dejó ver muchísimo en directo en aquella época. Aunque dejó un puñado de temas registrados en el año 1988, aquel disco se quedó en un cajón afortunadamente no por la eternidad gracias a la ilusión de la propia banda y a los sellos Gadir Records e Iberia Metalica, que haciéndose con las grabaciones originales registradas en los Tsunami Studios de Donosti han llevado a cabo una nueva mezcla en los STR de Santurtzi, dejando un gran resultado en unos temas que rezuman el aroma añejo que nos obliga a contextualizar lo que estamos escuchando, pero con un sonido francamente nítido. Más de lo habitual en la mayoría de bandas rescatadas de aquellos años.

La banda se formó el mismo año del paso del cometa que le dio nombre, adoptando como apellido para este regreso a la actualidad precisamente ese año 86, que les diferencia de otras bandas de idéntica denominación. El grupo lo conformaron en un principio Goyo a la guitarra, Kaly al bajo, Pako a la bateria, Augusto a la otra guitarra e Ian como cantante. Finalmente Ian abandonaría el barco, entrando Marilu como voz de la formación. Más tarde Augusto también saldría de las filas, quedando definitivamente el grupo cerrado con la entrada de Iñaki, que definitivamente sería el guitarrista que grabaría junto a sus compañeros los temas aquí recogidos.

Como en otras tantas ocasiones la carrera de la banda se vería truncada, sin ni siquiera poder editar ese ansiado disco. Algunos de sus miembros siguieron en activo, destacando la presencia de Pako años después en Airless y en la banda en solitario de Robert Rodrigo y de Iñaki en bandas como Zer Bizio? o unos Extremoduro en lo más alto a mediados de los 90, pero eso ya es otra historia.

En “Utopía” encontramos 9 temas de puro heavy metal, duro y afilado, con lógica marca ochentera y con ese regusto tan especial que no solo perdona errores de unos tiempos en que las grabaciones no eran tan perfectas como en la actualidad, sino que incluso le dan un encanto tremendo. Más aun contando con una voz femenina con carácter, alejada de ese refinamiento preciosista que el tiempo le otorgó a la mujer en el metal. Aquí se plasma potencia con un registro alto, acorde a unas guitarras secas y duras que con el homónimo “Utopía” se encargan de abrir la obra.

El inicio del disco es heavy como el viento, continuando con una declaración de principios tan tajante como “Quiero Ser Como Soy”. “Días De Gloria” da entrada a un ápice mayor de melodía en las guitarras. Posteriormente “Huye” es uno de los temas con un mensaje más comprometido, sirviendo de preámbulo para “Muros De Poder”, demostrando que su contundencia sonora va muy ligada a los propios mensajes de sus canciones.

Curiosamente llegada la segunda mitad del disco me encuentro con mis temas favoritos. “Pagarás” es uno de ellos. Si el disco ya venía siendo un auténtico gozo, resulta que este corte hace que mis oídos se abran más, deteniéndome en un estribillo que entrelaza a partes iguales la contundencia metalera con un  matiz de sutileza hard rockera, con una voz que en esa parte más tenue resulta que transmite una fuerza aún mayor. De hecho, “Se Que Llegará” es un tema donde la melodía se apodera del terreno definitivamente.

Pero Halley es una banda metalera por los cuatro costados. Y para demostrarlo nos sueltan un zarpazo como “En El Rincón”, con unos ritmos y riffs enfurecidos. El final “Para Bien, Para Mal” es de lo más completo. La banda explora otras tesituras, tanto en guitarras como en voces apostando por registros más graves, pero a la vez cargándose de intensidad a medida que avanza la composición. Un colofón de los que se saborean, aportando un punto de calma al heavy metal sin miramientos de la banda, pero al mismo tiempo resultando un tema de los que marcan sus garras.

Una joya para amantes del heavy metal de los 80. Los que les vieron en vivo en aquellos años pueden encontrar por fin aquí un reflejo de lo esbozado sobre el escenario, mientras que de igual manera para los que no pudimos disfrutarlos resulta un trabajo de lo más apetecible dentro de los cánones de la mayor dureza y pureza metalera.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Sello: Gadir Records / Iberia Metalica