CRÍTICA: ESTIRPE – JAM FUZZION KLAN

 

ESTIRPE

(Jam Fuzzion Klan)

9/10

 

 

 

Nunca he sido muy partidario de retocar los temas una vez registrados. Es muy complicado borrar de la mente la primera versión de un tema que toca tu alma, como ocurre con los temas de Estirpe. Además, como ellos mismos dicen en algunos de sus temas, el original es siempre el original. Superar eso ante el oído del oyente resulta harto complicado, aunque objetivamente haya un salto musical en muchos aspectos

Pero es que no estamos ante una banda cualquiera. Estirpe es uno de los grupos más especiales, diferentes, genuinos y talentosos que tenemos en el rock. Y no le pongo ninguna frontera tras esa etiqueta tan amplia. Amplia, porque solo con amplitud se puede recoger el gran abanico de estilos que bajo su forma de entender el rock son capaces de amalgamar.

Todo ello ya lo venían plasmando en una carrera a la que, considero, nunca se le ha hecho justicia a nivel de reconocimiento, que debería ser el máximo para quien sabe explorar nuevos caminos a base de ser uno mismo, de pasar de condicionantes y de no quedarse en la comodidad de lo establecido. Tras sensibles cambios en la formación, la banda editó en 2013 “Neurasia”, un trabajo lleno de colorido en el que Manuel Angel Mart. y sus chicos tiraban hacia unos derroteros más mestizos que en el pasado. La presentación de este trabajo se vio truncada por el diagnóstico de un cáncer que Mart superó finalmente, algo a lo que seguro contribuyó ese inquebrantable espíritu que en parte queda reflejado en sus canciones, donde pone su alma como pocos.

En ese periodo hay quien dice que este fue el disco que salvó a la banda de la separación, Y aquí lo tengo en mis manos. Se trata de una recopilación de temas de los últimos trabajos de la banda, grabados un 24 de enero de 2014 en Estudio 1 de Colmenar Viejo por Omar Carrascosa. El detalle está, aparte de en ese hecho de ser recogidos en directo, con naturalidad absoluta; en que se han retocado con arreglos de viento y percusiones adicionales. El resultado es una auténtica maravilla, llena de vida y color, aportando un punto diferente y fresco que a los que ya hemos adorado las canciones originales, nos da un aliciente diferente para que encontremos el particular encanto de cada una de las versiones.

Parece clave en este intento la dirección que el propio “Neurasia” llevaba, con una tonalidad más latina, algo que con estos elementos parece plasmarse de una manera más clara. También puede que resulte clave la intro de aquel disco, con colaboración de Adrian Terrazas de The Mars Volta. Esa forma de arrancar aquí se ha mantenido para dar paso al primer tema “En Tus Ojos”, puro sentimiento, naturalidad y sinceridad musical en un estilo que resulta rompedor, distinto, abierto a todo y musicalmente una autentica gozada para oídos que aprecien esos detalles que van mucho más allá de la sencillez de lo que suena a ya escuchado. Estirpe nunca fueron como los demás, y eso es lo que debería hacerlos grandes, pero también lo que puede hacer que muchos no hayan llegado a hacer el esfuerzo por entender todo este universo.

Si hablamos de color, explicito es “El Color De Mi Voz”, todo un homenaje a la música sin condición. Todo entra aquí. “Contigo” desborda alegría en sus ritmos y sonoridades, mientras que “El Ultimo Pétalo” es pura delicadeza. Seda entrando por nuestros oídos. Dejan la potencia para el siguiente “Encender Otro Ángel”, con uno de los estribillos más grandes de su carrera.

Seguimos respirando emoción en “En Silencio”, pasando a un tremendo “No Somos 100”, con otro estribillo marca de la casa, de los que se clavan. “Un Esfuerzo Más” adquiere un aire reggae, mientras que “Magnético” se queda en una posición más cercana a la original de “Neurasia”, no en vano este es en sí mismo uno de los temas más representativos de la dirección tomada por la banda en ese disco. Y para cerrar nos dejan un “Ser Mejor” delicioso. Un tema que te atrapa a fuego lento, y que si dejas que toque tu interior te deberá ayudar precisamente a lo que su título nos dice, con una sensación reconfortante.

Pese a que se trate de un trabajo un tanto extraño, que puede quedar como una rareza en su historia en un complicado periodo entre discos, puede que finalmente este disco sea más significativo de lo que pensamos. A mi modo de ver hay un intento de aunar bajo un sello que ya se dejaba atisbar en “Neurasia” algunos temas de ese disco y de sus predecesores, dando un paso más al frente en la apertura musical que Estirpe le quieren dar a una música que no se pone límites. Claro que tampoco se puede asegurar esto, porque estos son de los que acostumbran a sorprendernos en cada trabajo, siempre en constante evolución. Sea cual sea el futuro próximo de la banda, lo cierto es que este “Jam Fuzzion Klan” es una auténtica delicia para los amantes de la música con mayúsculas, los que saben captar esta autenticidad, esta calidad compositiva, originalidad, personalidad y talento que mana a borbotones cada vez que Estirpe se dispone a crear.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)