CRÍTICA: DAYS OF ABUSE – CLOCKWORK SLAVERY

 

daysofabuse_clockworkslaveryDAYS OF ABUSE

(Clockwork Slavery)

8´5/10

 

 

 

Inesperado para mí por completo este pedazo de descubrimiento que acabo de hacer con estos vizcaínos. Y precisamente por inesperado mucho más saboreo lo que para mí es una de las bandas revelación del año, a la que como es lógico le siguen quedando por dar algunos pasos que afiancen su propuesta, pero cuyos resultados de estos últimos años de gestación se plasman con absoluta categoría en este primer EP de cinco temas donde sin tapujos, no sin riesgos, y con mucha imaginación, plasman una mezcla de electrónica y metal que va mucho más allá de los cánones del industrial, estilo ya bastante tradicional en el metal aunque lo sigamos catalogando como relativamente nuevo y que al lado de lo que Days Of Abuse practican casi se queda en heavy metal clásico.

Ellos se mueven en estructuras más propias del metalcore, con esas rupturas abruptas y esos contrastes de tesituras, si bien se respira un sentimiento muy rabioso  a lo largo de estos cortes. Con la inclusión de samplers de una manera fundamental en su música, a la par de guitarras o de la propia pegada de la base rítmica, no cabe achacar como errónea la utilización de la etiqueta de technocore para calificarles.

La banda tampoco parte de cero. Hace ya algunos años tuve la oportunidad de ver a Rasen en directo sin volver a tener noticias, tras cuya disolución algunos de sus miembros formaron Days Of Abuse con una línea musical bien diferente. También nos encontramos algún componente precedente de Wicked y de Thream. En ningún caso podemos asimilar este nuevo rumbo como una continuación de ninguno de sus anteriores proyectos, buscando en este caso ser completamente rupturistas.

Y lo consiguen, desde que en un inicio nos impacta en toda la cara “Zero+One”. Una composición que presenta de lleno la abierta propuesta de Days Of Abuse. Hay mucha caña, pero también partes muy sensibles que hacen que vocalmente se alterne registros rasgados con partes melódicas. En cierto aspecto incluso hay reminiscencia hip hopera. Por supuesto los sonidos sintetizados son constantes, pero también hay una gran fuerza guitarrera y pegada. Puede que los puristas se echen para atrás, pero que no quede duda de que esto rebosa actitud metalera. Por otro lado, dentro de lo contundentes que son, dejan un poso oscuro y cierto aura ambiental que todo lo envuelve.

Tras encontrarnos con todas estas cualidades uno desea seguir indagando en la obra, que continua con un “Fuck You” potente, pero de nuevo con una bipolaridad excelentemente equilibrada. Dentro de toda alma atormentada existe esa dualidad de rabia, pero a la vez de pesadumbre por una situación dura. En este aspecto podemos encontrar en las partes lentas un pequeño deje gótico.

“Ritual” es el hit de la obra. Un tema veloz y pegadizo. Tras el cual pasamos a un “Clockwork Slavery” más penetrante, con más desarrollo, con mayor reposo aunque sin perder ese trazo melódico alternado con desgarros. “Reborn” termina la obra acelerando un poco más el ritmo, cargado de contrastes que te dejan con la sensación de haber escuchado una obra tan corta como intensa e interesante, pero donde parece que aún quedan elementos por descubrir que te invitarán a volverle a dar al play.

Seguro que causará rechazo entre los menos amigos de la inclusión de elementos artificiales en el metal, pero considero que escuchado con mente abierta es un gran debut para cualquier amante de las emociones que con este estilo y este sonido estos chicos son capaces de plasmar como una verdadera obra de arte.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

http://daysofabuse.webs.com