CRÓNICA: BARÓN ROJO

 

BARÓN ROJO

18 – 12 – 10

Barakaldo (Rock Star Live)

BARÓN ROJO

La posibilidad de que esta fuera la última actuación de Barón Rojo con su formación original, como se anunciaba en la información del bolo, dotaba de un clima histórico a esta noche. En cualquier caso, ya sabemos còmo es esto. Tanto es así que, deduzco, ni los propios componentes de la formación pondrían la mano en el fuego afirmando que nunca más se reunirán. Así de dubitativo se mostraba Armando de Castro en sus primeras palabras a la concurrencia, quitando algo de hierro a esta situación y dejando en un interrogante bastante optimista lo que ocurra en el futuro. Con todo y con eso, este segundo concierto en este mismo recinto en la gira de reunión de 30 aniversario de los barones originales adquirió un tinte más épico que su anterior paso, entonces con algo más de presencia de seguidores motivados por este nuevo panorama de tener a Sherpa, Hermes, Carlos y Armando otra vez en el mismo barco. Evidentemente, de continuar, ese globo se deshincharía algo, pero no dejaría de ser un grata noticia para el rock tener a una formación con los cuatro miembros más legendarios del heavy metal estatal unidos y ofreciendo algo más a las viejas canciones.

BARÓN ROJO

Una vez más quedó constatado que en cuanto a número de grandes temas es difícil que ninguna banda en el mundo supere lo que hicieron estos en los primero trabajos. 33 fueron los temas interpretados, llevándonos a más de tres horas de concierto donde apenas se produjo bajón, con el público que no dejó de querer más en todo momento, sin cesar de levantar los puños cantando en un clamor todos y cada uno de los temas. El ambiente se tornó incluso más bonito y entrañable que en su visita de mayo, con una entrega de la gente a la banda alcanzando los límites de la pasión.

BARÓN ROJO
BARÓN ROJO

El set list varió el orden de aquella ocasión, con alguna sorpresa, pero sin dejar de lado ninguno de los temas que todos esperábamos. Comenzaron con uno de los verdaderamente míticos, “Son Como Hormigas”, que ya nos metía el gozo en el cuerpo. “Desertores” le continuó, dando paso a “El Malo” que fue recibido con todos los honores en Barakaldo. De primeras ya teníamos un disparo certero dentro de un repartido set donde luego tocaba el turno de acelerar y rockear con “Incomunicación”. Tras este Sherpa nos presenta un tema que compuse cuando tenía 18 años. Se refería a “El Pobre” con el cual continuaba esta fiesta ritual. “Las Flores Del Mal” fue recibido con un estallido emocionante por parte de la concurrencia, que se había entregado totalmente a estas canciones con tan buen o mejor gusto hoy que en la época en que se concibieron.

BARÓN ROJO
BARÓN ROJO

El primer instrumental de la noche sería “Efluvios”, que ni mucho menos iba a ser el único. Sin embargo, no habría nada de paja en todo esto. Ni solos de guitarra aparte de los temas, ni solo de batería. Cuando hemos visto a los hermanos de Castro con la otra formación se rellenan más los conciertos con improvisaciones, mientras que aquí simplemente dejan que la propia valía de los temas y la magia que se crea entre estos cuatro músicos hagan el resto. Sí que hay espacio para esa intro mítica en directo con la que Armando da paso a “Concierto Para Ellos”, continuando esta nueva escalada a lo alto de esa brillante historia de nuestra música con “Hermano Del Rock”. No tenía claro que cayera, pero “Chicos Del Rock” estuvo en este repertorio que tuvo complementos como “La Voz De Su Amo”. Sherpa y Carlos se ayudaban a las voces turnándose en la labor y en el plano negativo sí que hay que decir que este último se resintió, mostrándose más fino el bajista.

BARÓN ROJO

Donde sigue siendo alucinante la labor de los dos hermanos es en los tramos instrumentales, para ello tienen un siempre bien recibido “El Barón Vuela Sobre Inglaterra”. Ese sonido sigue teniendo una esencia alucinante. Los años han pasado, pero los temas emergen en la actualidad de igual manera que en los tiempos más esplendorosos. Un instrumental que caldea los ánimos fue seguido por un infalible “Breakthoven”. Había que ver como se alzaban los puños en el estribillo, con la convicción de una audiencia dispuesta a darle todo a la banda que teníamos delante hasta el infinito si hiciera falta. “Invulnerable” remataba una de las partes más potentes de la actuación para contrarrestar con “Siempre Estás Allí”, que puso los pelos de punta y donde Sherpa se vio ayudado por la audiencia cantando, diría que llegando a verse hasta sorprendido de la fuerza que le transmitían. De ahí comentarios afirmando que para ellos era como si cada una de estas canciones las tocaran por primera vez. Desde luego, ver a Armando flipar con su guitarra en “Cuerdas De Acero” demuestra que el grupo transmite puramente a día de hoy lo que inspiran estas canciones. Pueden no tener una relación del todo fluida entre ellos, pero musicalmente son una compenetrada maquina de sensaciones y de grandes temas, uno tras otro.

BARÓN ROJO
BARÓN ROJO

Porque “Se Escapa El Tiempo” nos alegramos de no haber desaprovechado la oportunidad de ver esta histórica reunión que a día de hoy no sabemos si volverá a ocurrir. Siempre sabiendo tratar los mensajes de sus canciones. “Hiroshima” sigue helando la sangre con la crudeza que transmite, aunque en este punto noté a Carlos de Castro ya un poco desatinado en la labor vocal. Tampoco fue impedimento para sentir cada uno de estos temas, hasta si no son de los más reconocidos como fue “Travesía Urbana”. Incluso se puede permitir, sin ningún problema, que tras el impecable “Caso Perdido”, en “Casi Me Mato”el dúo de Carlos y Sherpa no fuera perfecto, ya que entraron cambiados a la voz en la segunda parte. Sin embargo, todo el mundo se rindió ante la incuestionable grandeza de esta banda, para lo que “Volumen Brutal” sigue siendo un exponente total. Atronador.

BARÓN ROJO
BARÓN ROJO

Si hablamos de emociones, “Tierra De Nadie” las llevó al máximo de su expresión. Era alucinante ver que la gente con un tema o con otro seguía respondiendo, independientemente de ser o no uno de los tres o cuatro que pudiéramos tomar como superconocidos hasta por el más despistado. “Campo De Concentración” sigue siendo esa pieza de directo que nos hace ver una salida entre toda esta maraña que cose a la sociedad. Se podría escribir hoy con tanto o más motivo que entonces. “Buenos Aires” fue otra instrumental querida por sus seguidores, que dejó el lugar a “Los Rockeros Van Al Infierno” con la gente sacando en un rugido de sus gargantas ¡¡¡mi royo es el rock!!! Varias generaciones son las que han hecho suyos estos temas gracias a los deseos de “Larga Vida Al Rock & Roll”, cumplidos con creces, marcando un eterno camino que estamos orgullosos de continuar con este compañero de viaje que tanto nos aporta. Por cierto, que aquí Carlos De Castro se mostró muy acertado en este pedazo solo de guitarra conjuntamente con su hermano, demostrando que no era su noche en el micro, pero esas guitarras son de otra raza y nunca han fallado. “Czardas” fue un pequeño preámbulo para arrasar con “Con Botas Sucias” y “Resistiré”, con una fuerza descomunal en ambos casos, poniendo este último a todo el mundo patas arriba.

BARÓN ROJO

Llevábamos casi tres horas de concierto y la gente todavía tenía ganas de mucho más. Hacíamos nuestras quinielas sobre los temas que nos faltaban cuando los componentes del grupo se marcharon antes de los bises. “Barón Rojo” fue el elegido para volver a las tablas, me sorprendió “Tierra De Vándalos”, que ya no lo esperaba, y cerraron con el que sí estaba en mente de todos “Hijos De Caín”. Allí todo el mundo pedía más, mostrando que había cuerda para rato después de un concierto tan extenso. Era veneración lo que se respiraba entre los asistentes que no cesaron en el empeño de hacer regresar a los músicos durante unos minutos, a pesar de que la música comenzó a sonar por loa altavoces y la luz nos indicaba el camino a la puerta de salida. La banda no se despidió unida desde el centro del escenario, algo que podemos interpretar como síntoma de la mala relación entre las distintas partes del grupo, pero también como una posibilidad de que haya una oportunidad más especial que esta de decir adiós definitivamente, o que el grupo pueda plantearse algo más de cara al futuro. Al menos nadie afirmó con rotundidad que esto fuera el final a todo este periodo de año y medio que nos ha dado la oportunidad de disfrutar de esta leyenda con todas su piezas originales sobre el escenario. Por si acaso nosotros lo vivimos como si fuera la primera y la última vez que les veíamos, firmando un concierto que se nos queda guardado para siempre.

Texto y fotos:ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

MARI JOSE MARTIN (mari@lamiradanegra.es)