CRÓNICA: SKUNK DF

 

SKUNK DF

06 – 11 – 10

Bilbao (Bilborock)

SKUNK DF

Pocos de los fieles que hace unos meses vieron la presentación de “El Crisol” en esta misma sala faltaron. Un Bilborock con idéntica entrada a la de aquel día de febrero recibía a los madrileños en una noche especial, ya que se había anunciado la grabación en directo de algunas actuaciones para su futura edición. Agradecemos que la banda tuviera en cuenta nuestra ciudad, donde siempre se han mostrado muy entregados con su gente. Como Germán no tardó en comentarnos, no había cámaras por falta de infraestructura, con lo que solo se recogería el audio de este concierto. Con el puñado de seguidores prestos para no dejar a la banda sola en este capítulo comenzaba el concierto con algunos problemas, como ocurre a veces en las ocasiones en que menos deseas que algo salga mal. En el inicial “Última Oportunidad” el bajo no se escuchó. Con el vocalista haciendo algo de tiempo con unas sentidas palabras la banda ya se disponía a entrar de lleno con “Himen”, pero por desgracia se produjo algún acople. A partir e ahí, esta vez sí, podemos decir que todo discurrió con normalidad siendo encargado de animar mucho el cotarro ese imperecedero “El Cuarto Oscuro”.

SKUNK DF
SKUNK DF

El abrupto comienzo no había menguado las ganas del grupo ni del público. Tanto es así, que ya vimos a Germán caer sobre sus seguidores. El frontman de Skunk DF es una persona que vive y siente cada segundo sobre las tablas. Lo hace de una manera peculiar, transformándose ahí arriba en un impredecible artista que te arrastra con él tema a tema. Energía no le falta, ni tampoco gusto a la hora de cantar, aunque terminara resintiéndose de una afonía que a estas alturas ya dejó insinuar, pero que no impidió que cantara de forma total, al menos de momento.

SKUNK DF
SKUNK DF

Desde muy pronto ya pudimos comprobar que para la ocasión nos tenían preparado un repertorio que se iba a basar en todos sus discos, dejando clara le evolución del grupo desde aquel “Equilibrio” con el que debutaron hasta la actualidad. La práctica totalidad de la sala se conocía cada una de sus canciones y cantó sin reservas, no dejando notar demasiado las preferencias. Por ejemplo, entre lo mejor del concierto podemos destacar un espectacular “Decreto Ley” de su último disco o “El Encanto De La Imperfección”, tema que no siempre aparece en sus directos y que, de hecho, no tocaron aquí en su última visita. Pero cada canción fue tan bien recibida como la anterior. Skunk DF podrían tener más público, lo merecerían, pero el que tienen es del que hace que una sala a medio aforo no se resienta, provocando ese clima íntimo y especial, muy acorde con una banda que también se vacía. La química reinante en el recinto termina por unir a todos los presentes en torno a mensajes claros como los de “Manifiesto” o “Eternidad”, que todos recogimos como propios.

SKUNK DF
SKUNK DF

De su extenso repertorio de 21 temas es complicado quedarse con un momento. La sensibilidad de “Loto” fue cautivadora, pero la entrega de “Icaro” no se quedó atrás, como tampoco lo hizo “Supernova”, con Germán volando sobre el público. Teniendo en cuenta los huecos que había en la sala, hay que tener confianza de que te van a coger. Pero como allí reinaba la camaradería, supongo que no tendría dudas al respecto. Simplemente emocionante cada instante del concierto con más temas como “Este Dolor” o “Musa”, en el cual el vocalista termina de rodillas. Es Skunk DF una banda que derrocha pasión. Después de su larga trayectoria y viendo uno de sus conciertos, a pesar del reconocimiento obtenido, da pie a pensar que sigue quedándoseles corto el lugar que ocupan en la escena. Son de los grupos que se han asentado con una propuesta original, cosa nada fácil cantando en castellano en un país de mentes tan conservadoras… también musicalmente.

SKUNK DF
SKUNK DF

La recta final antes de los bises viene con “En 5 Minutos”, “Muerte Y Destrucción” y “Carpe Diem”. No es que les hiciera falta echar el resto, eso lo venían haciendo desde el principio, pero el grupo se dejó la piel. Tal vez por ello a la reaparición el hiperactivo vocalista ya no disimuló su afonía, dando las gracias porque gracias a su público había podido cantar esos temas después de la juerga de la noche anterior en su Carabanchel. También bromeó con el resultado de la grabación, pero ya os digo yo que el tramo central de este concierto tiene muchos momentos de esplendor total. Aunque lo que se vive en el lugar será imposible de recoger en ningún soporte. Luego, sí que es verdad que en “El Crisol” ya sufrió bastante más y tampoco lo pudo disimular en “Adios”. Donde ya era lo de menos la ejecución fue en “Anestesia”, tema final con ayuda de dos personas de entre el público subidas al escenario y con el resto de la sala respondiendo. El contacto entre la gente y los músicos fue total, una transfusión de sentimientos vibrante y emocionante que, quedara registrada o no, cada uno nos llevamos guardada muy adentro.

Texto: ANTIONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

Fotos: MARI JOSE MARTIN (mari@lamiradanegra.es)