CRÍTICA: INDOMABLES – LA HORA DE DESPERTAR

 

indomables_lahoradedespertarINDOMABLES

(La Hora De Despertar)

7´5/10

 

 

 

Tras un periodo tormentoso en Indomables, con anuncios y desmentidos de separación, finalmente la banda no tardó en volver a la actividad con una remozada formación. Editaron para la ocasión el primer recopilatorio de su carrera “Mi Sombra, La Muerte Y Trece Años De Mala Suerte”. Ello les devolvió al lugar que mejor le sienta a su hard rock, el escenario; pero ahora quedaba ver como continuaba la banda hacia adelante editando nuevos temas y aquí tenemos todas las incógnitas resueltas.

Iñaki sigue encabezando esta formación, como único superviviente de los inicios de la banda, donde dejaron un disco maravilloso llamado “Material Caliente”. Jaime le sigue como importante mano derecha, guitarra que se mantiene de una larga y brillante etapa que compendió la edición de los discos “Vamos Allá”, “De Hueso Y Piedra” y “IV”. El resto de miembros que se han sumado a la formación no son unos novatos en esto quedando conformada la banda por Pere, procedente de Cuatro Tragos, a la guitarra; Jabi, de andadura en bandas como Vanishine o Eterna, al bajo; y Roberto, procedente de The Name a la batería. Piezas a las que a estas alturas no ha habido que darle ninguna clase para encajar en un grupo de puro y genuino rock duro, de ese que no reinventa nada y al que tampoco cabe pedírselo ante lo bien que nos sigue sentando como pilar angular básico de todo un movimiento cultural.

Sin embargo, no vamos a descubrir ahora la personalidad que la banda viene teniendo durante toda su carrera. Cabría pensar que con los nuevos miembros algo podría cambiar de manera discordante o no, pero para nada es así. De hecho, este es ante todo un disco 100% Indomables, con lo que el acoplamiento de la actual formación en esta historia cogida en marcha queda fuera de toda duda desde bien pronto.

Cabe destacar que este puede ser el disco de los vizcaínos que más fuerza transmite. Al menos el sonido tiene una chispa especial. Han vuelto a grabar con Carlos Kreator en Rockstudios, pero de alguna manera, bien de la mano del productor o por idea propia, han sacado un sonido más potente que en sus predecesores trabajos. Puede que el truco también esté en contar con cañonazos como el inicial “Los Clavos De Mi Ataúd”. Un tema directo, pero a la vez muy completo en su tesitura, con una letra marcada por lo que ha pasado la banda en este periodo de tiempo de incertidumbre. Apuesto por él como favorito de muchos de sus seguidores.

Ellos, de momento, han elegido como single para el video clip el siguiente “La Hora De Despertar”. Tema muy reivindicativo, una onda que termina por coger el disco en este trabajo, marcado por un lado por la situación personal del grupo y por la coyuntura que nos toca vivir actualmente a nivel social. Este es un ejemplo de esto segundo. Un tema con sonido americano y muy veloz, con un trabajo de guitarras remarcable.

“Yo Nunca Me Rendí” cuenta con unas armonías mas luminosas. Este es un tanto más tendente a la melodía, con estribillo que ya entra de primeras. Más hard rock tenemos en “Dímelo”, tema sentimental, pero al estilo del grupo. “El Coraje De Las Ratas” arranca con un riff muy roquero, pero cuando entran las dos guitarras dobladas adquiere un peso muy heavy, a lo que se une una base muy potente. Un tema nuevamente de ritmo muy trepidante.

Otra de las novedades para este disco ha sido la inclusión puntual de voces femeninas. Quedan de cine en una declaración de principios como “Sigue Igual”. La banda cada vez que ofrece una “balada” se decanta por eludir clichés. Gran trabajo de voces por parte de Esti Millan y Eva Merlo en un tema de tinte muy sureño, influencia que siempre han tenido muy latente, aflorando en pinceladas como esta.

De lo más canalla de la obra es “No Quiero Que Salga El Sol”, la cual trata de lo que parece, de una noche de fiesta y si es con este tema sonando, seguro que esta será más agradable. De vuelta a la reivindicación, resulta del todo brillante la adaptación que han hecho de “Pink Houses” de John Mellencamp, con una de las mejores letras del disco, nuevamente de aire sureño con reaparición de coros femeninos. “Harto” es un tema de mucha pegada, de los que tienen un corte más duro. Y la obra se despide con una pieza típicamente Indomables. Tiene un riff que recuerda a trabajos pasados y cuenta con un mensaje de amistad y agradecimiento que por personal que pueda resultar, se puede extrapolar a la gente que se mantiene fiel a Indomables tras cinco discos.

Cinco discos que jalonan una carrera muy firme, en la que han quedado para sus seguidores algunos temas imperecederos llamados a prevalecer independientemente de cualquier tendencia musical. Ellos han elegido el hard rock que transciende a toda época, poniéndolo a la altura que puede desear cualquier amante de estos sonidos y aportando sus pequeños o grandes clásicos, algo que bien sabe todo el que les ha seguido. Tened por seguro que en “La Hora De Despertar” hay temas llamados a permanecer en la memoria y los oídos de los que ya hayan caído o estén por caer en esta adicción llamada rock & roll. Desde luego, Indomables es uno de los grupos que mejor la fomentan y, por suerte para el estilo, están despiertos, vivos y en pie de lucha. Si cabe, más que nunca.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)