Kobetasonik (segunda parte:sábado 20 de junio)

 
 

KOBETASONIK

 

(Kobetamendi, Bilbao)

19 y 20 de junio

LIZZY BORDEN - Stuart MacDonald

No nos perdimos la actuación de Ekon en el segundo escenario para abrir una segunda jornada que siempre suele venir marcada por la resaca. Los que se los perdieron por este u otros motivos dejaron de disfrutar una de las actuaciones destacadas del día y de todo el festival. Su posición en el segundo escenario antes de Lauren Harris no les hacía mucho favor a las 14:20, ya que muchos preferían evitar el transcurso de tiempo en el cambio de un mismo escenario y llegar para ver a la guapa hija del bajista de Iron Maiden. Se equivocaron. Ekon salían a por todas combinando a la perfección las tres voces, dando un espectáculo lleno de movilidad y utilizando fogonazos en la parte delantera de las tablas, algo que ya superó el espectáculo de muchos otros. “Hipokresiaren Maskarada” fue salvaje abalanzándose directamente al cuello. Para cuando “Gazte Gaizto” cayó ya habían convencido del todo. Se pasaron de su tiempo y todavía tenían ganas de más, pero la bronca de uno de los responsables del stage 2 fue suficiente para que desistieran, aunque ya habían ganado. Han regresado a por todas, demostrando que las propuestas locales en este festival pueden cuajar tanto como cualquiera.

EKON - Stuart MacDonald
EKON - Stuart MacDonald

Poco esperaba de Lauren Harris y no me equivoqué. No dudo de su pasión que la hace salir siempre descalza a las tablas, pero le faltan demasiadas cosas para ser considerada una cantante de nivel medio. Gritó menos que hace un par de años en el Bilbao BBK Live, sus temas son más pausados y cálidos, pero poco dicen canciones como “Awaiting For Yesterday”. Le va a costar trabajo llegar al exigente público del rock.

LAUREN HARRIS - Stuart MacDonald

Una de las actuaciones que no me quería perder por nada era la de God Forbid. Crecidos en la ola de nuevo metal americano, esta es una de la bandas más originales de la escena. Sus toques death son arrolladores, construyendo un directo a prueba de bombas. Enérgicos, centrados y dispuestos a conectar con el público. Como nos dijeron, tenían la intención de presentarnos nuevos temas para presentarnos  a su vez su último disco, pero el fondo de escenario con la portada de “Constitution Of Treason”, indicaba que ese es probablemente su mejor trabajo hasta la fecha y de él cayeron al final del concierto “To The Follen Hero” y “The End Of The World”, lo mejor de una descarga que estuvo siempre en ebullición. En una tarde agradable de nubes y claros, en contraste con el día anterior, la actuación de God Forbid subió la temperatura. Sudaron.

GOD FORBID - Stuart MacDonald
GOD FORBID - Stuart MacDonald

Todavía se acuerdan algunos de ese grupo que venía con la vitola de los nuevos Guns ´N Roses a finales de los 90, en el que marcaron su momento de mayor subida. La cosa se quedó ahí sin embargo para Buckcherry, pero han dejado canciones que muchos todavía recuerdan y han seguido más en la sombra con su carrera. El momento de su concierto fue ese “I Love The Cocaine” con el que muchos brazos se levantaron sobre las cabezas del concurrido escenario. Sin embargo, la mayoría de la actuación transcurrió con bastante frialdad. Nos presentaron nuevos temas como “Rescue Me”. Vimos a Josh Todd un poco ausente en su labor vocal, aunque prácticamente no mantiene sus pies pegados al suelo un momento.

 
 

BUCKCHERRY - Stuart MacDonald

Dragonforce fue uno de los grupos que salió a darlo todo, que tocó en su corto espacio de tiempo con el mismo espíritu, mimo y dedicación que si estuviéramos ante uno de los conciertos propios de su gira. Estiraron ese tiempo para meternos siete temas de extensa duración a los que ellos acostumbran. Narrar sus conciertos con todo detalle sería interminable. Estos músicos llenan de pinceladas cada un de sus actuaciones. Desde el particular teñido de pelo de Vadim Pruzhanov, que no dejó de señalarse constantemente, por si no nos habíamos enterado; hasta los posabotellas de los pies de micro, con pajita incorporada para beber mientras se sigue tocando tan tranquilamente; sus actuaciones son de lo más curioso que hoy uno se pueda llevar a los ojos. Muy visuales al igual que técnicamente certeros. Si a eso añadimos que no les falta carisma está claro que, salvo a los que todavía aún prejuzgan a un grupo por la velocidad a la que toca, se metieron a todos en el bolsillo.  Su show es de lo más divertido, tanto para ellos como para nosotros. Se vacilan entre ellos en el escenario, los piques de Sam Totman y Herman Li a las dos guitarras nos sacan una sonrisa constantemente, ZP Theart es un descarado frontman que no duda en incitar al público…. Muchas cosas las que se pueden decir de ellos y todas favorables. Por cierto, la tirada de agua por parte del vocalista viene mejor en este tipo de festivales que en salas cerradas, sobre todo a estas horas que aún hacía calor. El escenario se llena de movimiento con temas como “Heroes Of Our Time”, “Star Chaser” o “Fury Of The Storm”, sin dejar en segundo plano la calidad musical. Hay que ver el juego que les dan las tarimas sobre las que se suben constantemente. El escenario enloquece con ellos. Demostraron por qué son una de las principales atracciones para una nueva generación de seguidores. “The Last Journey Home” me pareció muy destacada, al igual que un final que provocó los oes del público con “Through Fire And Flames”. Habían superado con creces cualquier tipo de indiferencia, resultando uno de los vencedores de Kobetasonik para seguir ganando posiciones en su meteórica carrera.

DRAGONFORCE - Stuart MacDonald

El cambio de estilo era total pasando a uno de los grupos considerados más modernos del cartel. Sin embargo, Papa Roach dejó claro que su actitud es la de una banda de hard rock. Intensidad le metieron a su actuación, sonando fuertes y visualmente atractivos con esos tatuajes que recubren los brazos de Jacoby Shaddix. Lo que uno no entiende muy bien es que su actuación se quedara tan corta, sin aprovechar prácticamente un cuarto de hora que nos ahorraron. Tal vez se les estuviera haciendo largo.

 
 

PAPA ROCAH - Stuart MacDonald

 O puede que quisieran dejar tiempo para que nos posesionáramos en el escenario principal, en el que Anthrax era una atracción muy esperada. Masivo aglomeramiento de público, digno de un cabeza de cartel, el que los americanos pioneros del thrash metal cosecharon. Y eso que no venían con ninguno de sus míticos cantantes, siendo el aún poco conocido Dan Nelson el que tuviera que lidiar con un público ansioso. Rápidamente se disiparon las dudas y los nervios dieron paso a clásicos de los años dorados de Anthrax. Aunque el fondo de escenario luciera la portada de su último (aunque ya lejano) “We´ve Come For You All”, el grupo entendió lo que el público necesitaba: clásicos. Y eso facilitó el rodaje de la descarga, porque dentro de la contundencia de la que hicieron gala, tampoco es que estuviéramos ante el grupo en su estado más encendido. Sin embargo, fueron suficiente cañonazos como “Madhouse” o “Got The Time” para provocar el estruendo del público acogiéndolos como agua de mayo con los brazos en alto. La banda consiguió hacer disfrutar sin pisar a fondo. Para ello también cuentan con piezas de obligatorio conocimiento si es que te jactas de ser aficionado a estos sonidos, como “Antisocial”, que funcionó. “Cough In A Mosh” provocó movimiento frente al escenario y  “Fight  Em ´Till You Can´t Fight No More”, tampoco le fue a la zaga. Necesitarán un mayor acoplamiento con su nuevo vocalista y ya veremos por dónde van los tiros de sus próximas obras, porque aquí la gente les demanda un sonido clásico.

ANTHRAX - Stuart MacDonald

Todo un acierto por parte de la organización colocar a Lizzy Borden en sustitución de Thin Lizzy. Sin estar en un principio llamados a esta fiesta dejaron la sensación de haber dado todo lo que tienen en su máxima expresión. El espectáculo estaba garantizado desde un arranque con un Lizzy Borden sin rostro al que le fue colocando diferentes máscaras mostrando unos ojos chispeantes que parecían buscar su presa. Esa presa fue una bella señorita rubia con un cuerpo que pudo provocar algún desmayo. La criatura fue mordida por el vamipro Lizzy Borden para arrancar el sangriento “There Will Be Blood Tonight”, dejándonos una de la imágenes del concierto y del festival cuando el vocalista comparte la sangre falsa utilizada con las primeras filas, dejando puños ensangrentados en alto frente a la figura de ese diablo que había bajado al foso para entrar en contacto con un público al que se había ganado. Hubo más temas destacables como “We Got The Power” o “Master Of Diosguise”, que expresa precisamente lo que es Lizzy Borden. Un grupo bastante infravalorado en la actualidad, pero que ha dejado un buen trabajo reciente y que sigue manteniendo vivo ese espíritu de los 80 que sembraron maestros como Alice Cooper. El espectáculo unido al más puro heavy metal. Seguro que unos de los más comentados entre quien quería verles y quien pasó por allí por curiosidad.

LIZZY BORDEN - Stuart MacDonald
LIZZY BORDEN - Stuart MacDonald

De lo clásico pasábamos al sonido moderno de In Flames, que llevan a enloquecer a una gran cantidad de jóvenes seguidores. Casi no tienen ni que esforzarse para poner a botar a todas las primeras filas a la par de esos temas que marcaron un cambio en la mentalidad del death metal melódico europeo. Sus parones entre temas fueron demasiado acusados, lo que ralentizó demasiado el ritmo de concierto, pero el caso es que cada sacudida volvía a poner arriba al público. Para mi gusto demasiado mecánicos y con poca continuidad.

IN FLAMES - Stuart MacDonald
IN FLAMES - Stuart MacDonald

El público se apretó frente al stage 2 esperando la presencia de Dream Theater. Ver a un grupo así es como estar ante un monumento musical, más que ante un grupo de heavy metal. Mejor es imposible tocar y si encima el sonido era tan nítido como el que tuvieron, ya podíamos disfrutar de pleno con las diabluras instrumentales de la banda más grande de metal progresivo de la actualidad. No se nos escapa que el marco de un festival no es el adecuado para ellos, ya que una hora y poco es como un suspiro cuando estamos ante composiciones tan largas.  Degusté al máximo cada uno de los temas que nos descargaron  con una calidad sobrenatural. En su caso no importa tanto si tenemos un tema nuevo como “A Rite Of  Passage”, que demostró ser una composición bestial. Sin embargo, si hay algo sagrado en la historia de esta banda es el “Images And Words”, del que se marcaron para despedir el “Metroplis”. Creo que hubiera sido más acertado decantarse por algún tema más corto de ese álbum y haber podido incluir otro ahorrándose el duelo central de teclado y guitarra entre Jordan Rudess y John Petrucci. Porque ya es un tema lo suficientemente elaborado como para necesitar este tipo de cosas. El tiempo corrió muy rápido y la actuación se quedó corta, pero quedó claro que la reputación labrada con los años no es exagerada. Alucinantes.

 
 

DREAM THEATER - Stuart MacDonald

El momento grande del festival llegaba,  pero lo que se suponía una fiesta de rock que nos llevara al éxtasis definitivo se quedó en un concierto que no llegó al aprobado. Mötley Crüe se plantaron en Bilbao sin llevar prácticamente nada de su espectáculo. Un decorado sin demasiado atractivo nos hacía prever que no iba a ser un concierto tan vislumbrante como se esperaba. Fue la única actuación que no contó con imágenes por las pantallas gigantes de los laterales, que habían contado con una filmación sobresaliente de todos los conciertos cuando el sol ya se ponía (tampoco permitieron fotos a los profesionales de la prensa). En su lugar nos ofrecieron algunas imágenes de chicas y demás parafernalia que siempre ha rodeado al grupo. La imagen que Mötley Crüe ya dejó con “Ckicktar My Heart” fue la del declive de una carrera que ya dio lo que tenía que dar. Si con este arranque no conectas es que esto no funciona. Pero lo peor es que no dio la impresión de que ellos quisieran poner demasiado remedio, mientras que el público acogía en principio con entusiasmo piezas como “Shout At The Devil”. Incluso “Saints Of Los Angeles” fue cantado por el respetable, demostrando que ese último trabajo del grupo sí ha llegado a los seguidores. Sin embargo, el público también fue apagando esa llama del arranque. Nunca pensé que la primera vez que viera el “Girls, Girls, Girls” en directo la sensación fuera tan amarga. Para entonces Nick Mars ya había hecho un incomprensible solo de guitarra y Tommy Lee nos había soltado una chapa de cinco minutos para decir tres frases en castellano que encima tuvo que leer. Solo salvamos en parte a Vince Neil que no paró de saltar, pero cuyo estado vocal dejó dudas. Y es que Nikki Sixx fue de lo más apagado. Su compi Nick tiene una enfermedad degenerativa que hace comprensible su falta de movilidad, pero él conserva un estado físico que debería dar para más. De todo el concierto lo mejor fue el bis con la balada “Sweet Home Sweet”, con imágenes del grupo desde su época dorada hasta la actualidad surgiendo en las pantallas. Una prueba fehaciente de que mucho ha cambiado con los años en Mötley Crüe. Ni “Doctor Feelgood” que se precie había levantado una actuación con la que intuyo que el grupo pretendía cumplir, pero que no llegó ni a tan pobre objetivo. Como salir a empatar y terminar perdiendo. Si este es el camino por el que van a llevar sus directos les daremos por semienterrados y si no han tratado a Kobetasonik con el mimo que se merecen me parecería aún más grave, porque hace apenas un año buenas crónicas llegaban de otros lugares. ¿Tanto han decaído?

Como en la noche anterior nos tocaba resarcirnos a mamporro limpio, esta vez con Hatebreed. Cuando a un grupo más difícil se lo pones más se crece. A las dos de la madrugada, con dolores en todo el cuerpo tras dos días de tantas horas de música una banda envalentonada estaba provocando pogos entre un público al que obligaron a echar el resto. Puede que Suicidal Tendencies les pusiera el listón muy alto la noche anterior, pero estos también dejaron caliente al personal en el último coletazo de una segunda edición de Kobetasonik que hay que tildar de éxito.

HATEBREED - Stuart MacDonald
HATEBREED - Stuart MacDonald

.

 Texto: ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

Fotos:

Stuart MacDonald ( http://www.kobetasonik.com )

Fotos de gente y ambiente: Raul Martinez (http://www.posenplay.com)