CRÍTICA: OBSIDIAN KINGDOM – MANTIIS

 

OBSIDIAN KINGDOM

(Mantiis)

9´5/10

 

 

 

Un solo tema compone este primer LP de la banda catalana Obsidian Kingdom. Pero sí, digo bien cuando hablo de LP, porque este es el primer largo de una banda con un gran futuro y con un presente que ya lo puedo tocar con mis manos cuando sostengo este disco. Obsidian Kingdom han fracturado en 14 cortes y 47 minutos de música este “Mantiis” que en su integridad es una sola y gran composición que nos lleva a través de un viaje de sensaciones. Algunos ya pueden estar pensando que se trata de otro aburrido trabajo que nos hunde en el intimismo y la frondosidad de una nueva banda con deje intelectual. Pues sería un error, porque sí existe esa profundidad en el contenido emotivo de la obra, pero su escucha se pasa en un suspiro. Solo tienes que cogerte al inicio de “Not Yet Five” y dejarte elevar hasta estallar en “Cinnamonn Balls”. De un susurrante pasaje llegamos a terminar en un extremo de agresividad que hace temblar el suelo bajo nuestros pies. Y así continuamos en este sube y baja de pasión y calidad musical unidos, encontrando contrastes que siempre van de la mano. Obsidian Kingdon nos lleva, pese a su visceralidad en los tramos más tormentosos, sin brusquedad ninguna. Toda la obra suena como unidad, como un mismo trayecto que va pasando por diferentes terrenos. En ese sentido en “Last Of The Light” hacen casar como un guante elementos muy dispares. Cualquiera diría que con la agresividad que encontramos en alguna parte iba a quedar tan bien la aportación de la trompeta, pero es que resulta simplemente deliciosa. Y es que en contrapunto hay mucha paz interior en una obra que en conjunto resulta tempestuosa, pero todo parece engrasado por un espíritu en calma a la vez capaz de controlar los sentimientos más agónicos y desgarrados. Y es que los músicos que han creado “Mantiis” saben qué fibra tienen que tocar para hacer más daño o, por el contrario, para apaciguar ese dolor. Para los que necesitan etiquetas, su música se puede englobar dentro de un post metal muy en auge a nivel internacional a día de hoy, pero a mi entender les queda mejor la calificación de una banda de nuevo metal progresivo, efectivo en sus partes más complejas y en sus más sencillos susurros. Todo lo que encontramos en “Mantiis” rebosa calidad. Una obra de enorme envergadura musical que se debe entender separada del resto de lanzamientos cualquiera que sea su estilo. Como si pudiera respirar por sí misma y coger vida, en ella subyace un alma única.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)