CRÓNICA: SONISPHERE 2013

SONISPHERE 2013

31 – 05 – 13

Rivas Vaciamadrid (Madrid)

 

 Recién llegado de Madrid traigo la más dulce sensación de esta última edición del Sonisphere. Parecía un poco descafeinado que la organización optara por separar el festival entre Madrid Y Barcelona, con idéntico cartel en cada una de las jornadas, quedando un cartel reducido a diez bandas. Sin embargo, muchos aspectos positivos hemos encontrado en esta manera de hacer las cosas. En primer lugar, el festival se masifica menos al repartirse el público en dos plazas, aunque las 28.000 personas congregadas en el auditorio Miguel Ríos deben de ser más que suficientes para cubrir las expectativas de los promotores (que también es importante si queremos garantizar la continuidad de estos eventos). En segundo lugar, contar solo con esos 10 grupos en un único escenario permite que podamos ver a todas las bandas sin andar corriendo como locos de lado a lado viendo actuaciones a medias o perdiéndonos a bandas que coinciden con otros de nuestros favoritos en tiempo. En tercer lugar, la organización se hace más sencilla y es más fácil disfrutar con calidad de las actuaciones. Y, por último, uno no tiene la sensación de venir de la guerra, sino de haber disfrutado de música en vivo, que de eso se trata.

Esto no significa que rehuyamos de otras formas de hacer las cosas. De hecho, es cierto que el no contar con zona de acampada y no ser al menos dos jornadas da menos sensación de festival veraniego, algo a lo que se sumaron unas bajas temperaturas nocturnas que no invitaban a dormir en un camping para nada. Por lo tanto en esta ocasión  una cosa quedó compensada con la otra. Así que un hotel, en esta ocasión, sería la mejor opción para los que se hubieran desplazado y tuvieran que hacer noche en Madrid.

No hubo aglomeraciones a la entrada, la falta de necesidad de pulsera para los asistentes agiliza las cosas y ahorraba caminatas de la taquilla a la entrada que en otras ediciones eran insufribles (por el contrario puede ser una putada no poder salir del recinto), y además el emplazamiento es sin duda el mejor de todos con los que ha contado el festival. Pese tener el terreno una parte de tierra no se levantó polvo, y la gran mayoría del lugar es asfaltado, con unas enormes gradas que permiten acoger a mucho público y facilita la visibilidad mientras que puedes descansar sentado antes de volver al barullo o, simplemente, puedes buscar un lugar cómodo para ver las actuaciones y el gran ambiente que se genera en el foso. Se contó con suficientes servicios, aunque evidentemente tras actuaciones como la de Iron Maiden era imposible que no se hiciera algo de cola.

OCTOBER FANG

Entrando temprano llamaba la atención el enorme black circle del cual se habían agotado las entradas. Una opción que parece dividir por clases a seguidores que pueden pagar más ganándose así la posibilidad de ver a los grupos más cerca, dejando un decorado que afea bastante la perspectiva del recinto cuando la gente de ese black circle no lo llena y deja un vacío llamativo en torno al escenario mientras que otra gente se apelotona en la valla que separa las dos clases de asistentes. Aunque se podía hablar de hasta tres clases, porque los hubo que sin abonar importe alguno se posicionaron en el monte aledaño al recinto. También hay que decir que ese espacio frontal del escenario dedicado a una minoría no se respetó completamente, puesto que en actuaciones como la de Newsted o Avantasia, en las que una parte importante de ese público no asistió a su lugar, daba tal sensación de vacío que los miembros de la organización autorizaron el paso a los seguidores que así lo deseasen. Lo hicieron siempre contando el número de personas para no exceder el límite y desalojando a los que no tenían la identificación correspondiente una vez acabada la actuación para evitar problemas. Quien suscribe acabó viendo a Avantasia en esa posición privilegiada.

RED FANG
RED FANG
RED FANG

En el plano netamente musical Voodoo Six abrieron con puntualidad cuando aún teníamos algún bocado por masticar después de llegar a las inmediaciones del Auditorio Miguel Ríos. Dejaron fe, como ya lo hicieron en el concierto del BEC de Barakaldo y en las fechas de esta gira acompañando a Iron Maiden, de su hard rock modernizado con temas como el single “Sink Or Swim”. Todavía no había muchos seguidores y eso ayudó a que no se notara demasiado, pero el sonido ya se percibió bastante falto de potencia. Una constante para todos los grupos anteriores a Iron Maiden y que también afectó en parte al propio cabeza de cartel.

TIERRA SANTA
TIERRA SANTA
TIERRA SANTA

October File salieron a comerse las tablas. Tal vez eran la banda que menos pegaba con el cartel del festival, aunque dentro de su estilo también hay instinto metalero. Así lo dejaron patente dejándose la piel en temas como el final de su corta descarga “Isolation”, aunque para un público aún no muy numeroso a esas horas de la tarde no fue una propuesta tan atrayente, con lo que un tanto de indiferencia se pudo apreciar pese al esfuerzo y la entrega de la banda.

NEWSTED
NEWSTED
NEWSTED

Ese horario tempranero le pasó factura también a Red Fang, pero su descarga de potente y metalizado rock me pareció descomunal. Son una de las bandas a tener en cuenta en la actualidad. Con ese guiño humorístico, actitud macarra, y riffs aplastantes que denotan una banda compacta capaz de pasar por encima de cualquier lugar considero que deben de convencer al personal. Al menos para una parte de la organización fue de las propuestas más interesantes, ya que buena parte de la crew no se perdió esta descarga desde un lateral del escenario, moviéndose con cada sacudida de estos atronadores americanos.

NEWSTED
NEWSTED

No por tenerles más vistos dejamos de lado a Tierra Santa. Los riojanos se han mostrado en los últimos conciertos pletóricos, aunque ahora debían de adaptar su tiempo al espacio permitido para un festival, con lo que los nervios por comenzar se respiraban en los componentes de la banda mientras que ponían todo en su sitio. Tuvieron que elegir 8 de los 26 temas que venían tocando en los últimos directos. Y no me pareció muy acertado que comenzaran con “Más Allá De La Vida”. Si bien soy defensor de su último “Mi Nombre Será Leyenda” no creo que este medio tiempo fuera el más indicado. Teniendo en cuenta que luego descargarían otro relajado “Una Juventud Perdida” hubiera sido más adecuada comenzar con el homónimo de su último disco. Pagaron las consecuencias de un sonido nuevamente flojito de cara al público, dejando en apenas un susurro temas como “Héroe”, aunque se desquitaron con canciones que no se pudo resistir nadie a entonar y que, por fin, levantaron los brazos de la concurrencia como fueron “Legendario” y “La Canción Del Pirata”.

GHOST
GHOST
GHOST

La primera banda que puede decir que cosechó éxito en este Sonisphere fue Newsted. La banda del que fuera bajista de Metallica desde 1986 hasta 2001, entre otros grupos como Voivod o Flotsam & Jetsam, presentaba en este Sonisphere los temas de su reciente EP y temas nuevos que integrarán su primer disco. Y ahí quedaron títulos como “Soldierhead”, “Long Time Dead” o “Godsnake” que de su sola potencia paliaron la falta de fuerza que pudiera haber en el volumen escupido desde el escenario. Su caña surtió efecto, así como su carisma y su trato hacia nosotros como una familia. El tipo supo enganchar al respetable y para ello contó con algún guiño a Metallica en “King Of The Underdorgs” que termina con un recuerdo para “Creeping Death” poniéndonos a todos a gritar ese famoso die!, die! Me parece loable, en cualquier caso, que no se hiciera valer con un amasijo versiones de su ex banda para complacer al respetable, aunque sí que terminó su concierto con “Wiplash”, que hizo reaccionar a todos los presentes mientras un mar de cuernos se alzaba al cielo de Madrid en un momento en el que ya comenzaba a poblarse el recinto de manera más considerable. En cualquier caso, hace bien en prestarle atención su próximo disco, porque los temas propios de los que ya dispone presentan muy buenas credenciales.

GHOST
GHOST
GHOST

Ese subidón que supuso la actuación de Newsted se enfrió mientras caía la tarde conjuntamente con las temperaturas durante la actuación de Ghost. Un grupo que repetía por segundo año consecutivo en el Sonisphere de Madrid y que en muy poco tiempo ha conseguido ocupar posiciones importantes en carteles como éste, justo antes de que saliera la gran atracción, Iron Maiden. Pero su actuación no cuajó una gran  respuesta pese a todo ese elemento visual que hace de sus conciertos una especie de misa negra, con todos los músicos vestidos como monjes con la cara completamente tapada y su vocalista como un arzobispo con rostro cadavérico. Pero entre las ganas que ya había de ver Iron Mieden y que su oscura propuesta requiere, tal vez, de un ambiente más siniestro en el que la luz del sol no haga acto de presencia, el público dejó traslucir las ganas de pasar página en lugar de disfrutar verdaderamente de su actuación.

IRON MAIDEN
IRON MAIDEN

Es curioso ver a un cabeza de cartel de día, pero hace dos años ya ocurrió con Iron Maiden en este mismo festival. A las 20:45 (como los partidos de la champions) tenía prevista su aparición la banda británica sobre las tablas para recrear ese “Maiden England” que nos llevaría años atrás en el tiempo y del cual ya se han escrito ríos de tinta después de la inauguración de la gira europea en el BEC de Barakaldo. Así que quien más quien menos sabía lo que iba a encontrarse. Eso genera siempre unas expectativas altísimas para una banda que tras cerca de 40 años de carrera sigue respondiendo a las mismas.

IRON MAIDEN
IRON MAIDEN

Así ocurrió una vez más en un concierto en el que comenzaron sonando algo flojo, mejorando la cosa a medida que avanzaba la actuación. Con momentos álgidos en temas como “Seventh Son Of A Seventh Son”, con la figura de Eddie comandando el escenario, aunque Bruce Dickinson sea el pequeño gran hombre que recorre ese hábitat como ningún frontman puede igualar. Es impresionante su estado de forma así como el del resto de la banda. Steve Harris nos emociona con varias de sus habituales arrancadas con el bajo a cuestas y el trabajo de las tres guitarras tanto de Dave Murray, como de Adrian Smith y de Janick Gers es espectacular. Vi a este último más protagonista que en el concierto del BEC. De hecho, el solo de “2 Minutes To Modnight” lo termina con la guitarra por encima de su cabeza, tal vez queriendo acallar algunas críticas que le ponían como mera decoración e imagen en escena con sus habituales movimientos. Por su parte Nicko McBrain tras su enorme batería sigue siendo incombustible.

IRON MAIDEN
IRON MAIDEN

Por cierto, en “2 Minutes Tu Midnight” vimos a Bruce Dickinson con un enorme cabreo tras engancharse su pie de micro con un cable. El vocalista, al ver que ningún pipa salía para echarle… un cable (nunca mejor dicho), tiró con todas sus fuerzas del mismo. Suerte que no lo arrancó, porque todavía me estoy preguntando qué se hubiera desenchufado. Tras lanzar el pie de micro siguió cantando, aunque fue un momento ya un tanto deslucido. Por fortuna cuando le arreglaron el problema cogió el pie de micro y continuó con la actuación como un niño con nuevo juguete.

IRON MAIDEN
IRON MAIDEN

El espectáculo es fantástico, con explosiones, pirotecnia, fogonazos… El vocalista juega en “Phantom Of The Opera”, uno de los más memorables momentos de la actuación de Madrid, pidiendo que salga fuego del punto señalado por él. Y no falla. Como no lo hacen temas que de por sí provocan la más eufórica reacción de sus seguidores, como “The Trooper”, “The Number Of The Besat” o “Run To The Hills”, con Eddie en el escenario portando sable en mano. Si bien yo me quedo con temas que no siempre han estado en su repertorio como puede ser “Wasted Years”. Por supuesto que la locura llegó, como siempre, con “Fear Of The Dark”, donde hay que ver para creer el estado de forma de un Dickinson que se recorre el escenario de lado a lado como si tuviera 20 años. Y antes de los bises apareció la figura gigante de Eddie al fondo del escenario para portar en su mano izquierda esa criatura salida de sus entrañas que se movía en su enorme mano al ritmo del homónimo tema de la banda británica.

IRON MAIDEN
IRON MAIDEN

Con el triunfo conseguido, algo que no ocurre siempre con los cabezas de cartel al tener esa mayor exigencia, regresaron para ofrecernos “Aces High”, mejor interpretado por parte de Dickinson que en el BEC; “The Evil That Men Do” y “Running Free”, dejando a su parroquia satisfecha aunque siempre habrá matices que se puedan criticar. Para mí es imprescindible que la banda meta en algún lugar “Hallowed Be Thy Name”, pero el repertorio es de ensueño en cualquier caso para todo seguidor de Maiden que se precie y quiera rememorar aquel año 1988 en el que la banda presentaba “Seventh Son Of A Seventh Son”. Eso hace que aparezcan en directo de manera destacada los “Moonchild” y “Can I Play With Madness” de inicio o “The Clairvoyant”, que no ha aparecido en sus últimas giras. Por otro lado hay que destacar las sorpresas de “Afraid To Shot Strangers” y “The Prisionesr” tras muchos años sin aparecer en el repertorio. Así que una vez más, fantásticos y sin defraudar a sus seguidores.

ANTHRAX
ANTHRAX

Hubo un antes y un después a Iron Maiden en el festival. Por un lado, los horarios dejaron de seguirse de manera tan estricta, llegando a acumular al final de la noche unos 45 minutos de retraso; y por otro, las bandas sonaron con mayor potencia. Eso le vino fenomenal a Anthrax, que desde que pisaron las tablas dejaron claro que no venían a pasearse. De nuevo con Joey Belladonna en la formación, la banda nos brindó un recital de fuerza, pero también de implicación con sus seguidores que vivieron una actuación corta, pero muy satisfactoria. Y es que en los 10 temas interpretados la banda de Scott Ian, acompañado a la guitarra en la actualidad por el excelente Jonathan Donais (Shadows Fall), cubrió de lleno las ansias de los más clásicos desde el inicio con “Among The Living”, “Coaght In A Msh” y “I´am The Law”, comprendiendo que en un festival a las 11:30 de la noche y tras Iron Maiden esa es la forma de competir.

ANTHRAX
ANTHRAX

Y vaya cómo plantearon la batalla con un vocalista imparable y una banda enchufada que dejó momentos pare el recuerdo de las figuras de Ronnie James Dio y Dimebag Darrel, que aparecieron en dos telones en el escenario para brindarles “In The End”. De lo emotivo pasamos a la fiesta de la versión de “TNT” de AC/DC,  o la locura de “Got The Time” de Joe Jackson. Pero como momentazo yo me quedaría con el espectacular “Indians”. Si bien la banda aprovechó incluso para dejarnos algún tema de lo último como “Fight´Em Til You Can´t”, antes de rematar con “I´am The Man/Raining Blood”, sin dejarse fuera el final y esperado “Antisocial” (original de Trust aunque popularizado por ellos en los 80 como si de un tema propio se tratara). Ante la entrega, el carisma, el repertorio y en nivel de ejecución de todo el grupo no se puede poner ni un reparo, solo esbozar una sonrisa si te encontrabas entre los seguidores del grupo.

MEGADETH – Carlos Garcia Azpiazu

Me preguntaba yo cómo serían capaces Dave Mustaine y sus huestes de superar aquello. Y es que de un tiempo a esta parte no trasmite la misma garra que hace años. Sigue siendo un músico de talento y tiene temas de sobra como para considerarse una de las grandes figuras de la historia del heavy metal, pero se le ha criticado en muchas ocasiones su aparente falta de implicación en las descargas, su cierta frialdad. Contando con ese gran escenario la banda tiró a nivel visual de tres pantallas, dos a los laterales y una enorme en el fondo por encima de la batería que dieron mucho juego. Con ello Megadeth  se amoldaron a las dimensiones de un gran recinto, porque con un Dave Mustaine atado a su guitarra hay que reconocer que al cuarteto le costaría llenar el escenario.

MEGADETH – Carlos Garcia Azpiazu
MEGADETH – Carlos Garcia Azpiazu

Lo que llena absolutamente todo son los grandes temas que posee el grupo (eso no se lo quita nadie), desde bien pronto con “Hangar 18” hizo las delicias de sus seguidores, además contando con un sonido muy digno al lado de lo que habíamos visto a lo largo de la tarde. “Countdown To Extinction”, “Architecture Of Aggression” o “Sweating Bullets” enganchaban a la concurrencia por sí solos, aunque Mustaine y los suyos no hicieran ni un gesto más llamativo que otro. Pero la calidad musical de los mismos no se puede negar. Y llegando al momento de “Symphony Of Destruccion” ya fue la respuesta total, que tampoco decayó con “Peace Sells”. Pese a todo, con qué odio la sigue cantando Mustaine.

MEGADETH – Carlos Garcia Azpiazu

Amagaron la despedida, pero no podía faltar “Holy Wars… The Punishment Due” para la que regresaron al escenario y se despidieron con un bonito detalle dando las gracias a través de las pantallas en diferentes idiomas (¡¡¡incluido el euskera!!!). Eskerrik asko por este detalle a un grupo que, como representa la imagen de Dave Mustaine en solitario al final con el clásico We are Megadeth, es el grupo de una persona, aunque vuelva a contar con Dave Ellefson en la formación en el puesto de bajista. Pero es que esa figura del pelirrojo guitarrista y vocalista es muy grande para esto del heavy metal.

AVANTASIA – Carlos Garcia Azpiazu

Desde que terminara Iron Maiden con cada actuación iba desertando gente del recinto. Pues para mí es un placer decirles a todos los que no se quedaron hasta el final que Avantasia fue lo mejor de la jornada. Que me perdone Iron Maiden y sus seguidores, pero si Avantasia hubiera contado con todo su espectáculo no me cabe duda de que ni tan siquiera La Doncella hubiera llegado a este nivel musical que ofreció el  proyecto de Tobias Sammet que en principio se gestó como una ópera rock puntual y que ahora mismo ya he perdido la cuenta de qué número es su última entrega. Solo sé que algo tan complicado de llevar al directo con esa colección de voces ellos lo hacen con un nivel impecable, contando en esta noche con Ronnie Atkins de Pretty Maids, Eric Martin de Mr Big, Bob Catley de Magnum y Michel Kiske de Unisonic en la actualidad, (aunque evidentemente para todos siempre será el cantante de los clásicos Helloween). También entra en el plantel Amanda Somerville que abandonó en alguna ocasión la función de corista para destacar con una preciosa garganta femenina que encandiló a los presentes en momentos como “Farewell”.

AVANTASIA – Carlos Garcia Azpiazu

Ni qué decir tiene que los recordatorios a la primera parte de la saga de discos fue lo más aplaudido. Temas como “Reach Out For The Light” con Tobias Sammet y Michel Kiske en plena forma, al igual que en “Breaking Away” (probablemente el momentazo de su actuación) fueron los mayores puntos de éxtasis musical de toda la jornada. Tampoco quiero dejar fuera “Sign Of The Cross”, con todos los protagonistas juntos para terminar de la manera musicalmente más alta la jornada de conciertos. Y tampoco me olvido de temas como “Twisted Mind” con Ronnie Atkins y un Eric Martin que encandiló  a la concurrencia, “Daying For An Angel” con Tobi y Eric en un dueto nuevamente espectacular, y “Lost In Space”, único top ten en toda su carrera, como nos dijo el creador de este fantástico proyecto.

AVANTASIA – Carlos Garcia Azpiazu

Cada momento de esta descarga que nos llevó prácticamente a las 4 de la madrugada fue para guardar en el recuerdo por mucho tiempo. Lo escribo y me vuelven otra vez esas sensaciones tan agradables a la cabeza y no puedo menos que sonreír y tomar la palabra de Tobias Sammet que nos prometió volver con el espectáculo completo en 4 años, ya que esto solo fue un pequeña muestra de lo que es un show de Avantasia. Nos lo pone para largo, pero le esperamos.

Con estas sensaciones pesa menos llevar más de 12 horas de pie y pasar frio por la noche. Los artistas estuvieron a la altura de las circunstancias y todo el mundo pudo disfrutar de una jornada marcada por el buen nivel general de actuaciones, que es lo más importante. Además de eso contamos con un recinto fantástico que echamos de menos en ediciones pasadas. No renunciamos a próximas ediciones de varios días, pero dicen que lo bueno si breve dos veces bueno, y eso se cumple completamente en este edición del Sonisphere 2013.

Texto y fotos: Antonio Refoyo (antonio@lamiradanegra.es)

 Mari Jose Martin (mari@lamiradanegra.es)

Fotos AVANTASIA y MEGADETH: Carlos Garcia Azpiazu (www.insonoro.com)