CRÍTICA: FREE TO DREAM – ROCKTAMBULO

FREE TO DREAM

(Rocktambulo)

9´5/10

 

 

El mundo esta al revés. Por eso esta obra que tengo en mis manos quedará recluida al circuito más underground, cuando lo lógico sería que los verdaderos seguidores de la música se pegaran por hacerse con un vinilo de este nuevo trabajo de Free To Dream, banda catalana encabezada por el cantante Luis Blanco que nos presenta un disco ante el que lo complicado es buscar una manera de mejorarlo. Porque el haber grabado en analógico, con instrumentos reales y no con programaciones, y en unas pocas sesiones, es toda una virtud. En esto de la música, lo importante es que la técnica este en las manos de los músicos y no en los ordenadores. Una vez conseguido eso, el sonar clásico, natural y espontáneo solo favorece el encanto de una obra que no necesita más maquillaje que el del propio fluir de las canciones y el girar de la aguja sobre el redondo.

“Rocktambulo” es una crítica al funcionamiento del negocio musical, incrustado en un modelo social que encorseta e imposibilita el desarrollo de los verdaderos artistas, ofreciendo al público un producto prefabricado del cual el protagonista de esta obra intenta escapar. En torno a ese concepto giran todos los temas de este disco, con una dosis de ficción en la historia, pero mucho de realidad en el fondo del asunto. Una crítica a través de los ojos de un músico auténtico como es Luis Blanco, fundador de la escuela de música Jam Session. Demuestra a través de esta historia tener un conocimiento pleno de la escena musical más allá del propio ámbito del arte, con lo que encontramos letras que critican ácidamente, no sin alguna dosis de humor, el entramado industrial y social que condiciona todo, también la música, sin ir más lejos en países como el nuestro.

En torno a ello lo que tenemos es un conjunto de temas plagados de imaginación, fusión y virtuosismo. Con una base en torno al rythm & blues que pocos grupos practican a día de hoy, bastantes ritmos jazzisticos y un cuerpo hard rockero. En esos parámetros amplios se mueve un inagotable manantial en el que apreciamos miles de detalles de guitarras, ritmos, teclas e instrumentos de viento, con un aire de la música negra que indaga en la raíz de todo el rock. Un universo en el que no dejamos de apreciar matices, pero que no por virtuoso deja de transmitir. De hecho, cada uno de estos cortes engloba perfectamente el ambiente de decepción, acción, decaimiento o euforia, entre otras cosas, dependiendo del momento en el que estemos de esta historia musicada.

La obra se divide en 14 movimientos de los que me cuesta destacar alguno por encima del otro, porque cojo la obra como un todo donde no me sobra ni un solo interludio, ni un solo detalle que hace que “Rocktambulo” sea una pieza subdividida en pasajes, pero con un principio y un fin que se tocan. Lo ideal es disponerte a escucharla con total atención y, si te gusta la música con mayúsculas, no querrás despistarte ni un momento. Para que lo entiendas mejor tienes un libreto donde se explican todas las canciones, con detalles que nos hacen seguir la historia de “Rocktambulo”. Muy logrado en todos los aspectos, con una edición en vinilo ante la que se cae la baba y, sobre todo, con un contenido musical ante el que me rindo con todo el placer.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

www.freetodreamproyect.com

www.luisblancoinfo.com

www.jamsessionrecords.com

www.jamsessionescolademusics.com