PARADISE LOST + SAMAEL

PARADISE LOST + SAMAEL

17 – 12 – 09

Bilbao (Kafe Antzokia)

PARADISE LOST

Qué frío que pegaba esta noche de jueves en el bocho. No estamos acostumbrados a llegar a un ambiente tan invernal por estos lares, sin embargo ni lo desapacible de un día que invitaba a quedarse bien tapadito bajo unas mantas o al calor de una estufa amilanaron a cientos de fieles seguidores de una de las bandas de culto por excelencia como Paradise Lost. No es de extrañar que tardaran en atreverse a salir de sus casas para recalar en el Kafe Antzokia, pero a última hora comprobamos que la entrada era espléndida como se preveía. Otro tema que también podía tener sus consecuencias en la afluencia era la no presencia de Greg Mackintosh como líder y guitarrista del grupo. Un problema de salud grave de su padre le ha impedido participar en muchas de las fechas que el grupo ha venido realizando por Europa. Sea como sea, el público se mostraba dispuesto esa noche para Paradise Lost.

SAMAEL
SAMAEL
SAMAEL

Antes de ellos Samael no era un simple grupo telonero. Se trata de una banda interesante en cualquier cartel, que ha cogido un buen estatus dentro del mundo del metal. Su actuación fue deslucida sobremanera por la falta de nitidez de un sonido indescifrable. En medio de un barullo sonaron “Rain” y “Solar Soul”, mientras que se hacía uso de la pantalla superior con imágenes acordes a cada tema. Curioso que no cuenten con un batería propiamente dicho y que Xy se hiciera cargo de las percusiones y el teclado, pero ante un sonido que quedaba tan enmarañado, casi no se pudo echar de menos.

SAMAEL
SAMAEL

Cuando menos, cabe decir que el grupo fue toda una tormenta cayendo sobre nosotros en tromba, porque entrega no les faltó. Con “Reign Of Light” comprobamos que esta noche iba a ser complicado levantarla en el aspecto de sonido. Por eso temas en los que desaparecía la guitarra de Vorph, como fueron “Infra Galaxia” y “The Ones Who Came Before”, menos saturados, fueron más agradecidos por los oídos y los coloco entre lo salvable de la descarga, aunque al vocalista se le cayera el micro en este tema y tuviera que bajar hasta la zona del público para recogerlo. Lo aprovechó para alzar el puño junto a la gente, que tuvo un ejemplar comportamiento de total entrega a la banda. Paradise Lost serían las estrellas de la noche, pero Samael ya comienzan a ser muy conocidos y respetados. La presentación en un perfecto castellano por parte del vocalista de “Into The Pentagram” como una canción muy oscura, muy heavy nos dejó anonadados, ya que fue la única ocasión en que así se dirigió a nosotros. Tal vez buscó convertir este en el momento de la descarga, aunque creo que el posterior “Slavocracy” tuvo mejor recibimiento. Con un poco de suerte podían haber dejado una buena sensación, pero el sonido jugó en contra y fue un adversario muy duro.

PARADISE LOST
PARADISE LOST

Llegaba el turno de ver a una de las bandas mejor consideradas por muchos fieles seguidores del metal en su vertiente más oscura. No en vano, Paradise Lost son tomados por la mayoría como auténticos creadores de los oscuros sonidos del Doom. No le restaré yo esa importancia en lo más mínimo, pero como informador debo decir que la decepción se apoderó del recinto al final del concierto.

PARADISE LOST

Que no puedas contar con una pieza tan importante como Greg Mackintosh y decidas tirar para adelante con la gira es respetable, pero que uno tenga la sensación de que la banda este completamente diezmada, sin espíritu, con la chispa totalmente apagada… es motivo como para pensar que en estas condiciones hubiera sido mejor quedarse en casa. Porque supongo que Paradise Lost es capaz de hacer mucho más de lo que pudimos apreciar esta noche. Milly Evans hizo lo que pudo a la guitarra, ningún reproche para él, pero es demasiado peso sobre sus espaldas cargar con todos los solos y punteos. El resto de compañeros no tienen excusa. Solo Aaron Aedy dio la sensación de estar metido en el concierto.

PARADISE LOST
PARADISE LOST

Vuelvo a destacar el papel de un público que intentó no decaer en toda la noche, teniendo presente que esta era una actuación de circunstancias. Sin embargo, la banda parecía tener el norte perdido desde el inicio con temas como “Rise Of Denial” o “Pity The Sadness” que a mí me tiraron el ánimo por los suelos. Su actitud casi la tacharía de cohibida ante la situación, faltos de motivación y con algunos nervios aflorando, cosa que en maestros como ellos no debería ocurrir. Con total indolencia nos iban alternando temas del pasado con ese nuevo “Faith Divides Us – Death Unites Us” que quedó bien presentado y que ha calado en su público, como pudimos comprobar. Con temas como “Erased”, “The Enemy”, “First Light”, “One Second”, “No Celebration” o “Frialty” el público se dejó escuchar y reaccionó por encima de la actuación. No se produjeron tras “Requiem”, antes de los bises, efusivas muestras pero la gente sí quería más. Y lo tuvieron con un “Faith Divides Us” muy cantado y un intento de levantar el final con “Last Time” y “Say Just Words”.

PARADISE LOST
PARADISE LOST

El sonido siguió sin ser del todo bueno, aunque una maravilla al lado del que sufrió Samael. Lo que todavía no tengo claro es si la voz de Nick Holmes no se oía por tener el micro muy bajo o es que no llegaba a la mitad de los tonos. De los guturales mejor nos olvidamos, porque esa época del grupo ha quedado muy atrás. De hecho, de un disco como “Icon” nada cayó esta noche, cosa que alguno que yo se salió recriminando. Lo de las imágenes a modo de espectáculo visual proyectadas sobre un telón con la portada del último disco del grupo aún no lo he entendido, porque no es que pasaran totalmente desapercibidas, es que ni se apreciaban ni pintaban nada. No es habitual que las noches de Bilbao sean tan frías ni tampoco que los conciertos de nuestras bandas no cumplan con las expectativas. Esta vez se juntaron lo uno y lo otro. 

Texto: ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

Fotos: MARI JOSE MARTIN (mari@lamiradanegra.es)