AMARGOR – FABRICADOS EN SERIE

AMARGOR

(Fabricados En Serie)

9/10 

Parece mentira que estos bilbaínos hayan tenido tantos problemas para sacar “Fabricados En serie”, su segundo trabajo, a tenor de lo que uno escucha haciendo girar el redondo. Si la demora en el tiempo después de ir en 2006 a grabar a Vigo, con tan mala experiencia que pospusieron lo que ahora tenemos entre manos, ha servido para que el resultado sea tan redondo, bienvenido sea. Pero más bien me imagino a estos chicos ansiosos por dar salida a un material que no podía quedar escondido. Finalmente se lo han currado en sus propios estudios dejando un resultado en sonido que no será el más impecable, pero tampoco hace falta. Puede que incluso así esto suene aún más amargo, haciendo honor al nombre del grupo y a una música áspera como una lija dispuesta a limar todos los aspectos cotidianos con los que no estamos de acuerdo. La disconformidad queda patente en la música y letra del grupo mordiendo en cada una de estas canciones.

En consonancia con esa idea, el punk rock o hardcore pueden ser etiquetas que poner sobre ellos en caso de obligación, porque realmente Amargor no cuadra en ningún estilo concreto. Se trata de una banda de rock de la calle que echa mano de todas las armas musicales de las que dispone. Así que nos disponemos a la sorpresa ya desde una intro que da pie a un inmejorable comienzo con “Salvaje”, haciendo un alegato de una libertad de la que ellos hacen uso en su música. Tiran de diferentes detalles en cualquier momento, ya sean samplers o sintetizados sonidos, teclados, o hasta los cantos gregorianos de “La Cruz”. Aspectos que no se dejan de agradecer y que evitan cualquier momento plano a lo largo de estos 15 temas con la tralla por delante. Puedes comprobar en “La Encantadora De Serpientes”, arremetiendo esta vez contra la televisión, que no dudan en meterse en terrenos electrónicos así como en “Civilización”, para expresar ese funcionamiento mecánico que llevamos en el día a día. Y es que un don muy importante en los músicos es ser capaz de meterse en un papel que nos transmita con mayor nitidez lo que pretenden, cosa que ellos consiguen en temas como este. Reflejan sentimientos más tiernos dentro de la crudeza de este trabajo en “La Despedida”, con colaboración de voz femenina; aportan aires arábigos y cálidos en “Desde El Desierto”, de nuevo en tono de protesta, algo que no dejan de lado ni en la versión de “Video Kill The Radio Star” con letra propia en castellano que ya te deja bien claro que “Nunca Dejaremos De Protestar”. “Sospecho” y “Somos Capaces” nos muestran a un grupo realmente agresivo, surgiendo herrumbre en todo lo que tocan, aunque se readaptan a otras tesituras como la de “Desnudo”, a favor de la libertad sexual, con arreglos orquestales que siguen aportando nuevos detalles. En principio puede parecer arriesgado, casi inimaginable en un grupo de este tipo, pero son capaces de hacer casar los teclados con la caña hardcore. Compruébalo mismamente en el tema que da nombre al grupo en el que pareciera que nos fuéramos a ir a tonos más metálicos y oscuros. Pero es que incluso en este tema son capaces de dar otra vuelta e introducir unos matices de hip hop que hasta el momento no habían aparecido. No hacen ascos tampoco al metal, ni mucho menos, y encontrarás guitarras muy heavies en algunos momentos. En estos términos, “Cuerpos Sin Alma” es en el que más prevalece una onda heavy metalera con guitarras increíbles. En todo este conglomerado difícil de describir al milímetro han forjado un disco directo que puedes escuchar con detenimiento. Vaya si se lo han currado. 

No escuché su primera obra, “Una Mala Vida La Tiene Cualquiera”, así que igual llego un poco tarde. El caso es que para mí esto ha supuesto una de las más agradables sorpresas de toda la temporada convirtiéndose en una revelación entre el interminable goteo de discos que uno tiene la fortuna de escuchar. Ya se que puestos a analizar no estamos ni ante una producción de lujo ni ante un grupo que busque el perfeccionismo, pero es que en esos desmarañados riffs, en esos ritmos inquietos y en esa voz incontrolada encuentro más originalidad que en la mayoría de los que buscan llegar a lo más pulcro. Esto va por el lado más grotesco y en ese ambiente Amargor ganan siempre, con la valentía de aportar inteligentemente todo lo que redondee el sentimiento que hay puesto en este trabajo. Huyendo de estilos, de tópicos y de prejuicios. No le temen a nada. Peligro.

 ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Sello: Metalklown Productions