DEEP END – NECESARY EVIL

DEEP END

(Necessary Evil)

9/10

Toda una explosión multicolor la que brindan estos chicos en esta obra de debut que se ha convertido en una de las sorpresas de esta temporada. Más que el descubrimiento de una nueva banda de rock, conocer a Deep End me parece una experiencia alucinante. Cuando uno piensa que todo lo que se puede catalogar como moderno dentro de la música dista mucho de acercarse siquiera a ello, en un mundo que con su girar en seguida hace que todo pase de moda, uno descubre que todavía hay espacio para avanzar. Decir que Deep End inventan algo es ir demasiado lejos, pero no es exagerado definirles como una banda con un estilo inequiparable. El conglomerado de influencias y la libertad que se toman para salirse por la tangente cuando ya piensas en otorgarle alguna etiqueta concreta les convierte en un grupo único y especial, de los que no están a la vuelta de cada esquina.

Tenemos aquí escurridizos temas que te dejan sentado con un quiebro en cualquier momento, con mucha mezcla de estilos para dar como resultado el propio de Deep End. Un tema como “I Got Nothing To Say” ya nos indica que nos espera una apasionante escucha presta a sorpresas. La guitarra desempeña un sensacional papel, driblándonos como Maradona a la defensa de Inglaterra en el mundial del 86, en “The Theory Of Relativity”. Cuando busca adquirir cuerpo se solapa al bajo, como en “Perpetual Emotion”. Y esa base rítmica no queda a la zaga en una formación que en ocasiones lleva un funcionamiento tan brillante de forma individual como el jazz. Así te lo demostrarán los ritmos de “Surprise” y esas utilizaciones de percusiones especiales en un tema de tinte arábigo como “1001 Nights”. Es difícil establecer comparativas, pero resulta imposible escapar a todo con la variedad de artistas que ha dado el mundo del rock. En ese sentido, resulta algo clarificador un tema como “Pay Back Time” en el que es como si Red Hot Chili Peppers dieran la mano a Rage Againts The Machine. Y es que en relación a estos últimos hay una unión con ese hip hop que se deja ver en temas como “I Told You So”, aunque luego llegan a la opuesta faceta de la sensibilidad de “Over Anxious”.

Dejando fuera cualquier género, lo cierto es que esto es un propuesta futurista. Es asombroso que todo esto lo genere un trío con lo más básico para el rock. Bien es cierto que a la guitarra, bajo y batería hay que incluirle la utilización de sintetizadores y de percusiones varias, pero lo que realmente hace destacar a estas 13 canciones es una originalidad tan grande que hace interesante cada nuevo segundo de música. Una originalidad que no es sinónimo de exigencia para los oídos, porque aquí puedes distinguir perfectamente todos los elementos y no hay trampa ni cartón. La guitarra puede utilizar esos sintetizadores para buscar coloristas sonidos, pero no vas a encontrar un trabajo de producción que engañe a tus sentidos. Todo se percibe limpio.

ANTONIO REFOYO (antonio@lamiradanegra.es)

INFORMACIÓN ADICIONAL:

Email: deepend69@hotmail.com